Buscar

María Vela Zanetti

Apenas me despierto

A mí me ocurre cada día, tal y como decía Chesterton que le pasaba a Dickens: que a la mañana siguiente…

Blanco tirando a rojo

Nunca encanece a gusto de todos. Es más, a quien encanece temprano Dios no le echa una mano. Este es un…

Casas que nunca fueron nuestras

Desde la primavera –que en el levante español es tan colorista y embriagadora que parece darte la bienvenida a ti en…

¡Ah de la infancia, nadie me responde!

A menudo pienso en los niños. Sí, pienso mucho en esa fuente de vigor y rebeldía, gratuita y transitoria, y ello…

El canto de un duro

Víctor Gómez Pin, quien últimamente se hacía llamar Demetrio –a mí que no me venga con ésas después de tantos años…

Si no te ofendes es porque no quieres

Cincuentona. Jaquetona. Culona. Al acercarme a mi quincuagésimo séptimo cumpleaños me ha dado por calibrar el alcance de ciertas adjetivaciones que,…

Tristísimas

«Natura maxime miranda in minimis», correctamente traducido, viene a significar «la naturaleza es digna de admiración sobre todo en las cosas…

Almohadillas y escabeles

Noto que en estos últimos días me voy deslizando, no por el terraplén de los tercetos encadenados, ¡quién pudiera!, sino por…

Hablar por hablar

Según el mayor oreja del reino, ese tenor ligero que nunca ha ocultado su nostalgia por otros tiempos más amordazados (no…

El corro de los vivos

Decía mi buen amigo, el vivo «póstumo» José Bergamín, utilizando la jerga taurina que también a él llegó a cansarle del…

Palabras para matar el hambre

¿De dónde viene la palabra pancarta? A mí, a bote pronto, y moviendo las sílabas como si fueran fichas –al fin…

Cretinos de ayer y de hoy

En una de las entradas del diario de Leonardo Sciascia titulado Negro sobre negro, que abarca desde finales de los años…