Del 11 al 17 de abril, la revista descansa por Semana Santa

Rescate de un «francotirador»

Al editor y novelista barcelonés Mario Lacruz, fallecido hace unos meses (1929-2000), no le alcanzó la justicia literaria merecida por su obra, exigente y original, aunque escueta, compuesta por sólo tres novelas. De alguna declaración del escritor se desprende que el haberse dedicado a publicar trabajos ajenos le retrajo de avanzar en los suyos propios, quizás desanimado por la vaciedad que se esconde con frecuencia en ese mundillo de la creación, adornado de puertas afuera de engañadores oropeles. Como sea, este autor que estuvo en el centro de la edición española más importante, y siempre refugiado en un discretísimo segundo plano, lejos de todo protagonismo, deja una labor de un mérito singular. Aunque desconocido del público común –sus libros no

Leer más »

En la tradición del realismo feísta

El madrileño Fernando Royuela es una de esas nuevas voces (y joven todavía: nació en 1963) que ha entrado como al asalto, en una irrupción casi masiva y por ello desconcertante, en el efervescente estado de la novela española actual. De ese confuso panorama, del que daba testimonio reciente una enciclopédica y significativa antología, Páginas amarillas (Madrid, Ed. Lengua de Trapo, 1997), en la cual no falta su nombre, quedarán pocos narradores, pero no sería de extrañar que uno de ellos fuese él. Porque si la pasión por la escritura y la búsqueda de una originalidad contracorriente son requisitos necesarios (claro que no suficientes) de todo autor auténtico, Royuela los posee. Esa es, a mi parecer, la marca notable de

Leer más »

Una crónica generacional

A mediados de los años sesenta andaban por las aulas universitarias los miembros de la segunda promoción de postguerra, a la que se viene llamando generación del 68 en recuerdo de una fecha emblemática que causó convulsiones en Francia y Estados Unidos. En España no sucedió nada relevante en ese año, pero por entonces se había extendido un descontento entre ese grupo de jóvenes que abarcaba a la vez una dimensión política y otra estética, pues la rebeldía contra la dictadura se compaginaba con la búsqueda de unas formas artísticas rupturistas. De éstas daba suficiente testimonio, en 1970, la antología Nueve novísimos, uno de cuyos privilegiados integrantes era el todavía veintiañero Félix de Azúa. Es el mismo Azúa que ahora

Leer más »

Algunos mecanismos de la pasión

La aparición de Luciano G. Egido (1928) a una edad tardía daba que pensar en esa clase de narrador ocasional que debe su acierto al esfuerzo volcado en una solitaria fábula, cifra de ensoñaciones de una vida entera. Mucha más tela tenía, sin embargo, que cortar y lo ha venido haciendo a buen ritmo y en novelas de poderosa imaginación que ostentan también un estilo personal, producto de la sola voluntad de contar una historia como a él le parece. Esta indiferencia respecto de los gustos dominantes tal vez sea el rasgo más notable de la singular y versátil escritura de Egido: su primer título, El cuarzo rojode Salamanca, es una novela histórica, pero a su aire; el segundo, El

Leer más »

Quiniela de desilusiones

Los títulos recientes de Juan Cruz han acentuado el componente intimista hasta el punto de desembocar en una leve ficcionalización del propio recuerdo, a un paso de las puras memorias. Así está concebida La foto de los suecos. La evocación personal, con todo, no suele ser en él un absoluto ensimismamiento, pues, aunque la cargue de elementos emocionales y expela aromas de melancolía, tiene también una voluntad coral y no falta en ella una carga crítica. Ello se ve en dos obras poco anteriores a la citada: En la azotea y El territorio de la memoria. Ese enfoque, cuya sustancia consiste en partir de la evocación de destinos individuales para buscar un sentido colectivo, inspira Una historia pendiente. Esta nueva

Leer más »

En busca del arte absoluto

Las dos primeras novelas del todavía joven Felipe Hernández, Naturaleza y La deuda, dan fe de un tipo de escritura alejada de la actual tendencia al relato complaciente con un lector que no quiere quebraderos de cabeza. Esos libros, densos y difíciles, también extraños y desasosegantes, hurgan en una problemática existencial desde perspectivas intelectuales. En La partitura, el narrador barcelonés sigue sin bajar la guardia en el nivel de exigencia que se ha marcado desde un comienzo y vuelve a una historia dura, sin concesiones de ninguna clase. Pero lo hace dando un salto enorme cuyo resultado se plasma en una obra mucho más madura y plena que las precedentes gracias a un replanteamiento de los flancos débiles de éstas.

Leer más »

Argonautas del amor

Manuel Vicent se entrega de tarde en tarde, con menos frecuencia de lo que a uno le gustaría, a la novela. Hay en él como una resistencia hacia este género que descansa, sospecho, en una doble causa. Se ve más a gusto en las medidas cortas, adecuadas para su visión sintética, de corte metafórico, de la realidad. Además, la técnica de composición de un artículo y de un relatoreportaje permite la escritura todo seguida, de un solo impulso, mientras que la novela exige un trabajo a largo plazo, con labores demoradas de diseño de la trama que, a la vista de sus ficciones largas, no deben de ser de su agrado. Recientemente, conseguía excelentes resultados con un tipo de relato

Leer más »

Inventiva poderosa

Pocas veces sucede que la obra de un escritor primerizo nos sorprenda con tanta fuerza fabuladora como esta Que veinte años no es nada, firmada por la joven Marta Rivera de la Cruz (1970). Todo en la novela avala esa satisfactoria capacidad. Es generosa tanto en personajes como en anécdotas. Su estilo muestra una escritura cuidadosa en su tendencia a la frase amplia de entonación barroca. Y la realidad que construye recrea un mundo que nos resulta próximo y reconocible, pero a la vez penetra en el campo de lo enigmático y milenario. Tratándose de una novela fuertemente argumental, mal cabe dar aquí noticia cumplida de la peripecia rica que encierra. Me resignaré, pues, a señalar que numerosos incidentes, muchos

Leer más »

Un retrato sugeridor

Parece temerario, tal y como está de rebosante el mercado, lanzar a la calle una nueva colección de novela. El empeño se explica si se tiene en cuenta que tras ella anda un potente grupo editorial y que busca un rasgo definidor, el de la excelencia. La propia editorial ha puesto mucho énfasis en subrayar este concepto plasmado en el helenismo que da título a la serie, «Areté». Haciendo honor a esa idea, de entrada destaca la calidad material y el buen gusto de los libros, no lujosos pero sí elegantes y sólidos. Son libros abocados, lo mismo que la buena literatura, a la permanencia, y no al usar y tirar propios de gran parte de la edición de hoy.

Leer más »

Crónica de la impostura

Sin ideas no hay literatura que valga, pero sólo con ellas tampoco se hace literatura valiosa. Esta es la consecuencia a la que cabe llegar cuando se finaliza la lectura de Un hombre deprovecho, de Félix Bayón, y se compara lo mucho que promete el planteamiento intelectual que articula el texto y el insatisfactorio resultado que se logra. El principio del que parte el autor, o, mejor, el conjunto de actitudes aglutinado en torno a un principio, gira alrededor de la falsedad como rasgo caracterizador de nuestra época y se desarrolla en varios ámbitos. El primero se centra en cómo pueden forjarse biografías falsas, síntoma de una sociedad capaz de vivir sin desasosiego sobre el engaño. Esta especie de síndrome

Leer más »

Fábula densa y rara

Conservo vivamente grabada en el recuerdo la impresión de extrañeza y originalidad que me dejó la lectura de Naturaleza, la narración con la que Felipe Hernández (Barcelona, 1960) quedó finalista en el Premio Herralde de 1989. Era una novela todavía inmadura, pero muy personal, tanto que daba la impresión de que su autor buscaba su afianzamiento en un espacio marginal de la literatura, fuera de modas, como si la inactualidad de su escrito asentara una poética basada en la hondura del pensamiento y en la exigencia al lector. No creo que la dificultad y el aburrimiento sean cualidades literarias, pero tampoco debe desdeñarse lo que tiene de mérito una escritura compleja y no complaciente si sirve para interrogarnos sobre la

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas