Del 11 al 17 de abril, la revista descansa por Semana Santa

Los adversativos (y II)

¿Qué relación hay entre radicalismo político y felicidad? Podría pensarse que los radicales, los indignados, son más infelices que quienes están satisfechos con el estado de cosas. Pero quizá la realidad sea diferente, porque los beneficios psicológicos y emocionales de la indignación acaso compensen la insatisfacción que provoca convivir con la injusticia en cualquiera de sus formas. 

Leer más »

Los adversativos (I)

¿Contra Franco se vivía mejor? Naturalmente. Porque, de hecho, siempre se vive mejor contra algo: ya se trate de Franco, los inmigrantes o una exnovia. Y el reciente resultado de las elecciones europeas ha venido a recordárnoslo: en nuestro país y en el resto del continente. Merece la pena pararse a reflexionar sobre el asunto.

Leer más »

La lógica de las cosas

No pasa semana sin que tengamos noticia de una nueva clasificación en la que nuestras universidades  salen malparadas, con el consiguiente aluvión de propuestas para su reforma. Ahora bien, no parece que ésta pudiera en ningún caso frenar una tendencia que, consolidada ya en los circuitos universitarios de primer nivel, se ha reforzado en nuestro país durante los últimos años.

Leer más »

Filosofía y tuberculosis

Sabido es que basta leer un texto dos veces para leerlo de otra manera. ¡Aunque sea exactamente el mismo texto! O precisamente por eso. Y es que esa sencilla operación inicial ha cambiado ya el contexto de conocimiento en el que se produce la segunda lectura, equipándonos así para el hallazgo de nuevos significados: los que puso ahí el autor o los que ponemos nosotros.

Leer más »

Digital Lovers (II): el mensaje

Aunque hay quienes creen que se ha exagerado la cualidad revolucionaria de las tecnologías de la información, basta darse un paseo para estar en desacuerdo: veremos a los demás pendientes de su teléfono móvil, que es lo que haremos también nosotros cuando dejemos de mirarlos. 

Leer más »

Digital Lovers (I): el medio

Hace unas semanas, apareció un grafito en Clement Street, una calle del centro de Bristol. Rápidamente, los medios de comunicación locales informaron al respecto, noticia que dio el salto a las páginas web de todo el mundo. La pared que hizo las veces de telar urbano pertenece a la sede del Broad Plain & Riverside Youth Project.

Leer más »

Ansiedad y éxtasis de la influencia

Sin duda, uno de los temas principales de la escritura es la escritura misma: el proceso mediante el cual llega a escribirse algo y cómo ese proceso determina el contenido y la forma de lo así escrito. Esto atañe a la creación literaria tanto como a la filosofía y el ensayismo. ¡Ya dijo Borges que la filosofía es una de las ramas de la literatura fantástica! 

Leer más »

Twitter y la ironía (y III)

Si Twitter es irónico, queda por determinar si ese rasgo constituye una patología o una virtud: si es la ruina del medio o uno de los pilares de su posible grandeza. Y eso es lo que vamos a hacer en la entrega final de esta serie.

Leer más »

Twitter y la ironía (II)

Si decimos que Twitter es eminentemente irónico, resulta necesario demostrarlo. Para ello, hay que hacer primero algunas aclaraciones sobre el sentido en que hablamos aquí de ironía; un sentido que iluminaremos, a continuación, incurriendo en eso que Fernando Pessoa llamaba la cobardía del ejemplo.

Leer más »

Twitter y la ironía (I)

Twitter padece una enfermedad: la ironía. Es una enfermedad incurable, que se propaga a toda velocidad. Aunque quizá, después de todo, no sea una enfermedad, sino todo lo contrario: una cura, un antídoto, una solución. Es difícil de saber. Y por eso merece la pena pararse a pensarlo.

Leer más »

¡Abajo los poetas!

Me contaba una amiga que, durante la presentación de un reciente libro de relatos, un familiar suyo, socarrón ingeniero de caminos, se puso de pie, cansado de escuchar juegos de palabras, para decir en voz alta: «¡Menos poetas y más matemáticos!» Después volvió a sentarse, siguió un silencio incómodo y nadie se dio por aludido. 

Leer más »

Desmontando a Bartleby

¿Pueden los deseos de los demás convertirse en un problema propio, incluso cuando no nos impiden directamente satisfacer los nuestros? Desde luego que sí. Basta con que uno de nuestros deseos sea, precisamente, que los demás no quieran lo que quieren.

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas