Archivo Revista de Libros

¡Mastuerzos y Cardaminas!

Admirado Sapientísimo, Hoy vamos a ir directamente al grano, apelando a la inteligencia y sentido común de nuestros amables lectores

Leer más »

Jubilarse a los 75, ¿por qué no?

¡Ánimo, incomparable gemelo, que ya solo te quedan cinco años para jubilarte! Vaya, si quieres. El último entretenimiento ibérico ha consistido justamente en digerir la legítima opinión del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, acerca de la conveniencia de empezar-a-pensar-en-jubilarse-a-los-75-años.

Leer más »

Cuentas chinas

La hegemonía global, Sapientísimo, de la que venimos hablando directa o indirectamente en las dos últimas semanas, es como esa cosa que uno no sabe cómo definir «pero sabe lo que es cuando la ve»

Leer más »

September 11, 2001

Hoy, cuando comenzamos a redactar estas líneas, es el 11 de septiembre, veinte años después de un mismo día en 2001, en que las dos torres del World Trade Center (WTC) en la punta inferior de Manhattan fueron impactadas por sendos aviones comerciales bajo el control de terroristas saudíes, otro avión en similares condiciones se estrelló contra el Pentágono en las cercanías de Washington, DC y un cuarto con aparentes intenciones de incrustarse en la cúpula del Capitolio americano se desplomó en Shankesville, a unos 360 kilómetros al suroeste de Filadelfia, como consecuencia de una decisión de inmolación colectiva de los heroicos pasajeros.

Leer más »

La batalla de Kabul

¿Seguro, incomparable gemelo, que hay razones para explicar lo de Afganistán? Lo de Afganistán, mucho nos tememos, es inexplicable.  El

Leer más »

¿Por qué fracasan algunas buenas ideas? (II)

En la pasada entrada de Una Buena Sociedad argumentamos que los planes de pensiones privados, especialmente los promovidos por las empresas para sus trabajadores son una buena idea que a veces fracasa. En ella se mostraba el vivísimo contraste que estos esquemas previsionales (ahorro fiscalmente calificado para la jubilación) presentan en los EE. UU. o Canadá frente a los existentes en la mayoría de los países de América Central y del Sur. También en Europa, con numerosos matices, no obstante, se da este contraste en el peso de los esquemas complementarios de pensiones tienen en los países del norte y los del sur.

Leer más »

¿Por qué fracasan algunas buenas ideas? (I)

Cuánta razón llevas, Sapientísimo, cuando al final de nuestra anterior entrada declaras que la más reciente cohorte de baby boomers sigue disfrutando de «las mejores pensiones en toda la historia de la Seguridad Social española, aunque no las podamos pagar». Tanta razón llevas que, habiendo sobrevivido la semana tras semejantes declaraciones (ayuda mucho, hemos de admitirlo, la constante tendencia al déficit de atención que existe por doquier), nos atrevemos hoy a insistir sobre el tema, confiando en salir incólumes una vez más.

Leer más »

Todos somos baby boomers

En 1950 nacieron en España más de 565 mil niños y niñas (el corrector se empeña en que ponga solo «niños», ¿qué hago, incomparable gemelo?), número que, por cierto, venía cayendo en los dos años precedentes desde los 642 mil nacimientos de 1948. Frente a los 360 de 2019, cualquiera diría que aquello era maná. En 1958, el número de nacimientos alcanzó por primera vez los 650 mil… ¡desde 1933! Volumen de nacimientos que se había superado quince veces entre 1901 y 1933. Una vez recuperada la cota de los 650 mil nacimientos en el citado 1958, esta ya no se abandonaría hasta veinte años más tarde.

Leer más »

De tasas y tipos

Volvemos hoy, tras algunas semanas de expresar ideas que consideramos apropiadas para progresar hacia Una Buena Sociedad, con mayúsculas, a presentar algunas otras que también consideramos apropiadas para dicho progreso; aunque sea con minúsculas. Y, con objeto de hacerles cómplices de nuestras maquinaciones, les plantearemos, amables lectores, una pregunta si no indiscreta al menos con consecuencias para sus bolsillos. Hoy hablamos de tasas y tipos.

Leer más »

Hacer lo correcto

¿No crees, incomparable gemelo, que hacer lo correcto es lo segundo más fácil que hay, después de hacer lo incorrecto? Meter la pata o hacer lo incorrecto es algo muy fácil y frecuente. Hasta que se aprende. Una vez se ha aprendido «a hacer» (esto o lo otro), hacerlas correctamente es lo habitual.

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas