Del 11 al 17 de abril, la revista descansa por Semana Santa

Dos mujeres, una casa

La enredadera fue la primera novela publicada por Josefina Aldecoa. Sorprende, por ello, la pulcritud y la precisión de su lenguaje, excepto cuando detectamos un excesivo pulimento. La enredadera cuenta el devenir de dos mujeres que vivieron en épocas distintas y a las que une un espacio común, una casa de campo. Hay cien años de distancia entre Clara y Julia. De la primera conocemos su historia de primera mano, contada por ella misma, mientras que en la de Julia penetramos mediante una voz narrativa interpuesta. La novela se vertebra en cuatro partes que corresponden a las cuatro estaciones del año y el desarrollo narrativo es contrapuntístico, de modo que a un «episodio» de Julia le sigue otro de Clara

Leer más »

49 olvidos blancos

Llega un momento en que todo escritor quiere contarse a sí mismo, en segunda persona, quién fue y no ha dejado de pensar que es: contar esa entidad humana que nunca ha llegado a cobrar cuerpo por completo en los personajes y las historias de sus libros. La ficción siempre resulta aproximativa para su autor. Pero, ¿acaso no lo es la autobiografía, los apuntes sobre la infancia, por ejemplo? Proust nos da una valiosa pista al decir en À la recherche que lo que llaman imaginación no es más que la memoria. En efecto: sin recuerdos no hay emociones que trasladar al papel. Y viceversa: sin inventar no se puede escribir la memoria. Pero, ¿qué sucede cuando un narrador se

Leer más »

Trabajada palidez

En literatura es el autor el que se marca a sí mismo las reglas, no el género ni quienes lo cultivan ni los críticos que pontifican. Pero el relato ha generado su propia leyenda según la cual en él nada puede estar de más o de menos, hasta el punto de que un adjetivo mal colocado lo derrumba sin perdón. Esto es como decir que la novela cuyo argumento carece de los tres pilares clásicos de desarrollo no es una novela. Si el escritor de relatos pretendía ese maximalismo de lo exacto además de breve, quizá sería mejor no haber escrito o plantearse cada semana una sílaba. En el caso de Del Amo, la refutación de ese desiderátum imposible lo

Leer más »

Dinero, literatura y cine

Paul Auster ha conocido en apenas una década un éxito literario y comercial extraordinario. Novelas como La trilogía de Nueva York (1987), Leviatán (1992) y Mr. Vértigo (1994) fueron acogidas con entusiasmo tanto por la crítica como por gran número de lectores en América y en Europa. Luego vinieron los felices guiones Smoke y Blue on the face, y entonces su popularidad se disparó. A partir de estas películas el escritor neoyorquino se ha introducido en un medio, el cine, que no le era del todo ajeno, pues ya había tenido contactos con él en París y también en los años setenta en Nueva York. Ahora reincide con el guión Lulú on the bridge, dirigida también por él con desigual

Leer más »

Representar versus narrar

La incursión de Cristina Fernández Cubas en el teatro con Hermanas de sangre viene como anillo al dedo para juzgar, dado que se trata de una narradora, si un género distinto a la novela o al relato, en cualquiera de sus formas, puede contar una historia con mayor emoción y «perspicacia» desde el punto de vista del lector. La confrontación de siete personajes (son seis la mayor parte de la obra) con su destino tiene resonancias pirandellianas, si bien aquí el autor que modela las vidas es el pasado común que mantuvieron oculto. Siete antiguas alumnas de un internado se encuentran en el apartado de un restaurante atraídas por la foto del último día de colegio y la frase «Casi

Leer más »

La captura del tiempo

Un viajero cruza la raya que separa España de Portugal y, en Braganza, inicia un periplo de cinco días que le llevará a conocer la región de Trasós-montes. ¿Qué le mueve a ello? No, no sólo le interesa visitar la patria perdida de Camilo Castelo Branco y de Miguel Torga. Tampoco es meramente un prurito de paisaje y pluma: el viajero va buscando algo y todavía no sabe qué. En Braganza encuentra un barbero que le afeita ante la mirada insolente de un jorobado. Al final del viaje portugués se repite la escena: el barbero que afeita y el jorobado que mira constituyen la metáfora de este libro, el plácido descenso a una tierra de fantasmas. El barbero le acompaña

Leer más »

El porqué de la Historia y el cómo de la novela

Podríamos decir que una novela pertenece a un género cuando no funciona fuera de él, cuando sus recursos narrativos se aplican al objetivo de llenar un molde, por muy puro y sofisticado que sea. En este sentido cabe denominar a la segunda obra de Lawrence Norfolk (Londres, 1963), El rinoceronte del Papa, «novela histórica»: un grueso tomo hecho de rastreo y sorpresa, tesis y atmósfera de evasión, distanciamiento y artificio. Norfolk desencadena diversos flujos narrativos para crear un clima del que se distancia y nos distancia gracias a la supuesta precisión de hechos que la Historia da por establecidos. ¿Nos conmueve lo exótico y perverso del pasado o su médula, que todavía nos integra? Es paradójico que muy a menudo

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas