Del 11 al 17 de abril, la revista descansa por Semana Santa

John Irving en palabras y en imágenes

Hace ya más de tres lustros, John Irving publicó The Cider House Rules, que aquí se tradujo con el más expresivo título de Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra. La novela trataba de aquellos años en los que el aborto estaba prohibido en Estados Unidos por una desgraciada conjunción entre los intereses corporativos de los médicos y la hipocresía moral reinante. Cuando la cordura se impuso de nuevo en 1973, habían sido muchas las mujeres que habían muerto en manos inexpertas (nadie enseñaba la técnica del aborto) y no menos los niños que acababan en un orfanato. Irving quiso contar esta miseria humana mediante una historia que hiciese mella en los lectores: un relato duro, trágico, pero también esperanzador.

Leer más »

Molestias del trato humano

Juan Miguel Arróniz, antiguo gestor cultural de los socialistas, abandona Madrid con el ánimo de volver a sus orígenes y encerrarse a escribir. Lo hace en un lugar fronterizo del País Vasco, y lo que parece al principio un paraje idílico donde vivir una existencia retirada y tranquila, se va convirtiendo paulatinamente en una pesadilla torturante por culpa de la siniestra atmósfera social en la que Arróniz no acaba de integrarse. Su muerte en extrañas circunstancias lleva a uno de sus amigos a contar su historia con un vago afán justiciero. La voz de la novela es, por tanto, la de un abogado que ha colgado la toga y que se siente un tanto culpable por no haber hecho nada

Leer más »

Inocencia versus experiencia

Al doblar la esquina de los cincuenta años, el británico Martin Amis se propuso contar su vida desde la perspectiva de un narrador que sabe que la parte más importante de una novela o un relato es aquella donde se explica lo que nos ocurre a todos, las emociones que cualquier lector puede haber sentido en algún momento de su vida. El point de départ es, por tanto, atractivo. Sabemos que nos van a contar emociones deveras experimentadas, situaciones vividas y dolores sufridos, y que lo va a hacer alguien que ya ha demostrado sobradamente su competencia como novelista a lo largo de un buen puñado de libros. Pero aún hay más: el dueño de la voz de este libro

Leer más »

La corriente salvaje

Henry Roth nació en Tysmenica, Austria-Hungría. Su padre era camarero. En 1907 Henry emigró con su madre a Nueva York, donde el cabeza de familia estaba ya establecido. Desde 1908 hasta 1910 la familia Roth, que hablaba yiddish, vivió en Brooklyn, hasta que se trasladaron al Lower East Side, «una especie de miniestado judío», como Roth comentaría en uno de sus libros, y después a Harlem, un barrio entonces de irlandeses e italianos. Roth empezó a escribir en sus años de instituto sin llegar a cuajar en una actividad fundamental para él hasta que una profesora de literatura, con la que vivió en Greenwich Village, le introdujo en el mundillo literario de Manhattan, conociendo a escritores como Hart Crane y

Leer más »

A la intemperie

Recordemos las absurdas arquitecturas de aquel dibujante llamado Escher, en las que había escaleras que no conducían a ninguna parte y perspectivas imposibles. Como sucede con algunas escenas de Kafka, el primer vistazo a esos dibujos despertaba un vago desasosiego que pasaba a ser luego profunda extrañeza, la inquietud de no entender las reglas. Quien miraba esas arquitecturas deseaba penetrar su sentido. Nada de eso ocurre con las casas de Menchu Gutiérrez. La mujer ensimismada, obra contemplativa sin intenciones de narración, no nos lleva muy lejos; tampoco nos acerca a las sucesivas mujeres autistas que otra mujer visita sin ser invitada ni anunciada. Reportaje poético sobre mujeres solas, enclaustradas, este pequeño libro carece de «sentido», si sentido es provocar alguna

Leer más »

El inconsciente de Manhattan

Joseph Mitchell fue un periodista de Nueva York que no se consideraba escritor pero que lo era. Había nacido en 1908 en el Sur, en una familia de granjeros establecidos en Carolina del Norte desde los tiempos anteriores a la Revolución. «Mi padre era comerciante de algodón –recordaba– y los comerciantes de algodón siempre se creen superiores al resto del mundo». En cambio, el hijo era modesto, sensible y muy crítico consigo mismo. Pronto entró a trabajar en el prestigioso semanario The NewYorker, donde se escribe aún una de las mejores prosas de los Estados Unidos. Mitchell firmó cinco libros sobre tipos y atmósferas de Manhattan. Uno de ellos, Joe Gould's Secret (1965), se convirtió en un éxito sorprendente, lo

Leer más »

La fragata-mundo de Melville

La larga sombra de Herman Melville (1819-1891) en la literatura contemporánea invita a pensar qué tiene este narrador que propicia tantos homenajes. Escribiendo en plena mitad del siglo pasado, Melville esparce una visión espiritual y desolada del mundo que se proyecta hacia la modernidad con el ímpetu de una pesadilla que regresa una vez y otra. Es también autor de consumo de la juventud, gracias a las eficaces crónicas de aventuras que encontramos en Moby Dick, Taipi o Benito Cereno. Pero son las obras de la veta profunda, en la que también incluiremos la historia de la ballena blanca, las que reclaman nuestra atención: historias como las que aparecen en Las Encantadas, relato de unas islas sembradas de tortugas marinas;

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas