Del 11 al 17 de abril, la revista descansa por Semana Santa

Cartas del amor feliz

Tras la muerte en 2012 del hijo del gran novelista, el eterno soltero Dmitri, finalmente se publican las cartas que Vladimir Nabokov escribió a su esposa, Véra Slonim, a lo largo de sus cincuenta y cuatro años de noviazgo y matrimonio. La traducción y la edición del texto inglés, sobre el que ha sido elaborada la edición española, corren a cargo de Olga Voronina y del superexperto (y hagiógrafo oficial) en el escritor ruso, Brian Boyd. La edición es fastuosa y virtualmente inagotable. Cada carta está anotada hasta la extenuación (dichas notas, puestas al final, constituyen un tercio del volumen). Además, se reproducen los incontables dibujos, acertijos, crucigramas y juegos que el autor de Cosas transparentes incluía en casi cada carta para su mujer y su hijo.

Leer más »

Juegos de guerra

Comparada con Americana, su única antecesora, la segunda novela de Don DeLillo, Fin de campo, publicada originalmente en 1972, es un artefacto más aerodinámico y estilizado, más depurado en todos los sentidos, y la voz de DeLillo, aunque ya estaba en parte formada en aquella primera novela (por lo demás excepcional), adquiere aquí una autoridad y un poder hipnótico nuevos. Fin de campo posee, además, esa nitidez y compacidad de las novelas muy memorables, y los clásicos diálogos de DeLillo, desternillantes, relampagueantes, llenos de líneas memorables y de yacimientos aparentemente inéditos de realismo y de alta lírica, alcanzan en ella una de sus cumbres.

Leer más »

Further conversations con mi amigo Tomás: el estilo

El día que muere David Bowie salgo a correr por la mañana y, al pasar por una calle de mi barrio, veo a un hombre que está llorando en un banco de la acera contraria, con la cabeza entre los brazos. Sólo cuando estoy demasiado lejos para volver atrás, empiezo a pensar: «Ese era Tomás. Ese era Tomás».

Mi amigo Tomás no tiene teléfono móvil ni Internet. Le llamo al fijo, pero no contesta. Por la tarde, cuando tengo que sacar a mis dos perros, doy una vuelta un poco más larga de lo normal y llamo al timbre de su casa. Nadie contesta.

Leer más »

Kurt Vonnegut en el cielo

Kurt Vonnegut es el gran humorista de una generación de escritores cómicos (también es uno de los más importantes autores de ciencia ficción del siglo XX, pero eso es otra historia). Sí, no hay duda de que los grandes del alto posmodernismo norteamericano –John Barth, Thomas Pynchon, Donald Barthelme, Don DeLillo– son, en mayor o menor medida, escritores cómicos, en el sentido amplio en que lo fueron Laurence Sterne, François Rabelais y Miguel de Cervantes, y hay pocas dudas de que Vonnegut es el más hilarante de todos ellos.

Leer más »

Mi amigo Tomás y el realismo

En uno de los primeros días fríos de este invierno voy a visitar a mi amigo Tomás. Vive muy no muy lejos de donde yo vivo, cerca del cruce de Arturo Soria y la calle Alcalá, en una minúscula casita de ladrillo de dos pisos que perteneció a su abuelo, con muebles rústicos, tres acuarelas marítimas de Abel Puche (creo que era familia más o menos indirecta) y un patio dotado de un aligustre y una parra sin hojas. Me recibe en la casa a oscuras a las cinco y media de la tarde. Me conduce hasta la cocina, la estancia más grande de la casa. 

Leer más »

Lucidez

Es una de esas palabras que se oyen constantemente (es decir, todos los días) en el ámbito de las letras españolas, particularmente en el de la crítica literaria. Hay otras. Algunas provocan un escalofrío, como, por ejemplo, la palabra canalla («una propuesta canalla», dicho de una novela; «una voz poética de raíz cívica, pero con su toque canalla», dicho de un libro de versos). Otras apenas significan nada. Son cristalizaciones, excrecencias. Los ladrillos del periodismo cultural.

Leer más »

Letanía de los libros palpables

La tarde atraviesa mi pequeño piso. Desde la calle (vivo en un segundo), una calle tranquila y llena de árboles y de casitas bajas de Ciudad Lineal, llegan sonidos de mujeres que pasan caminando, riéndose de algo. A lo lejos, alguien está reduciendo un árbol a astillas y serrín. Pasa algún coche, pasan niños en bicicletas dotadas de timbres, pasan perros que se ladran de una acera a otra, pasa un hombre que recoge chatarra y trastos viejos con un carrito de supermercado. 

Leer más »

Después de nosotros, el dios salvaje

En 1898, a los treinta y tres años de edad, William Butler Yeats publicó en el Daily Express de Dublín un artículo titulado «The Autumn of the Body». En él comenta y cita un libro del poeta y crítico Arthur Symons, amigo suyo, titulado The Symbolist Movement in Literature, que quería describir cierta literatura finisecular como «una revuelta contra la exterioridad, contra la retórica, contra la tradición materialista».

Leer más »

Los cuadernos de Dios

Lanzo una de esas hipótesis temerarias que dan cierto placer a la imaginación: La espiral, de Flaubert, es la novela no escrita más importante de la historia. Entre los papeles que conservó su sobrina, se encontró el plan, de cuatro páginas, que Flaubert nunca desarrolló. El protagonista es un pintor que viaja a Oriente, donde descubre todo un nuevo mundo de imágenes y se aficiona al hachís. 

Leer más »

Todo es holón, o la esfera mágica de C?rt?rescu

Suele haber algo mágico y travieso en la novela en verso. Da la sensación de que los autores de estos artefactos híbridos y aparentemente pasados de moda se sienten de pronto libres de violar casi todas las reglas del arte narrativo, o al menos de olvidarlas. Una de las cosas que el novelista común tiene que aprender tras duros años de aprendizaje es, precisamente, la libertad: la capacidad de romper leyes y barreras (entre otras cosas, éstas deben poder verse para ser violadas). 

Leer más »

Vitamina P

Simplificando mucho, sería posible intentar dos tipos de aproximación crítica a la literatura: podemos, en primer lugar, tratar de comprender qué es lo que hace que una determinada obra sea única (tarea, en último término, imposible, por lo que no iremos más allá de la aproximación), o bien podemos, en segundo lugar, poner esa obra, o a su autor, en relación con el resto de obras contemporáneas suyas, o con las peculiares condiciones sociales, económicas y políticas en medio de las cuales fue escrita.

Leer más »

El misterio sencillo

Al comienzo de «El acercamiento a Almotásim», Borges, con ese cachondeo suyo tan fino, cita unas ficticias palabras del famoso wit Philip Guedalla (personaje real) sobre la ficticia novela The Approach to Al-Mu’tasim que la describen como un cruce entre una ficción policial y «esos poemas alegóricos del islam que raras veces dejan de interesar a su traductor». 

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas