Archivo Revista de Libros

Twitter y la ironía (I)

Twitter padece una enfermedad: la ironía. Es una enfermedad incurable, que se propaga a toda velocidad. Aunque quizá, después de todo, no sea una enfermedad, sino todo lo contrario: una cura, un antídoto, una solución. Es difícil de saber. Y por eso merece la pena pararse a pensarlo.

Leer más »

Recientes batallas en la guerra de los sexos

Con frecuencia me ha visitado la intuición de que una exposición prolongada a miembros del sexo contrario debe de ser perjudicial para la salud y la vida del individuo, y justo hoy me llegan dos comprobaciones cuantitativas de que, en efecto, esto es así en al menos dos especies modelo.

Leer más »

Teoría de la exageración

Mire donde uno mire, se encuentra una exageración. De donde podría deducirse que la exageración es, no por casualidad junto al humor irónico, el registro comunicativo característico de nuestro tiempo. ¿O lo ha sido también –acaso sin el humor– en cualquier otro?

Leer más »

…pero sigue siendo un Diamond

Algunos de los grandes éxitos divulgativos de Jared Diamond portan como subtítulo una pregunta que sirve de guía y motivo conductor al libro. Así, por ejemplo, Armas, gérmenes y acero está encabezado por este preciso interrogante: «¿Por qué los pueblos de Eurasia conquistaron, desplazaron o diezmaron a las poblaciones autóctonas de América, Australia y África, y no a la inversa?».

Leer más »

Así pagan los pícaros

Con sólo un día de diferencia, acaban de estrenarse dos adaptaciones de novelas picarescas. ¿Casualidad o síntoma? Quienes no crean en las primeras notarán que ambas obras están producidas por el Grupo Smedia y que hasta se suceden en cartelera en orden cronológico: el Lazarillo (1554), que dio inicio al género, se interpreta los lunes en el Cofidis; mientras que El Buscón (1626), que muchos consideran su cumbre, sube a escena los martes, en el Infanta Isabel.

Leer más »

Los infinitivos de Miguel Aguiló

A diferencia de otros tiempos verbales, el infinitivo tiene –valga la inconsistencia– una atemporalidad fuera de duda. Ya desde la misma ortodoxia gramatical, la autoridad de la lengua sentencia que, dentro de las posibilidades que admite la flexión de los verbos españoles, el infinitivo es precisamente una forma infinita, no personal. El uso de los infinitivos como categorías léxicas es tan amplio como quepa en el orden argumentativo del discurso e invita en gran medida a la universalidad. 

Leer más »

Recuerdos y olvidos

Todo libro de memorias tiene mucho de autojustificación; especialmente cuando el pasado del autor ha tenido relevancia social y puede ser objeto de críticas por parte de una generación de lectores que vivió la historia que en el libro se narra. Este es también, sin duda, el caso de los Recuerdos de Pedro Solbes.

Leer más »

La alternativa desaceleradora

Hablábamos aquí la semana pasada de la propuesta aceleracionista que propugna intensificar el desarrollo material y tecnológico para colapsar el capitalismo desde dentro y avanzar hacia alguna clase de sociedad poscapitalista. Ha querido la casualidad que podamos traer ahora a colación la alternativa contraria: un rechazo de la aceleración que se combate yendo más despacio.

Leer más »

Las manos sucias

Hoy he oído en la radio que don Manuel de Falla solía lavarse las manos numerosas veces al día. En realidad, todos tenemos siempre las manos sucias, incluso después de lavárnoslas. Nuestras manos guardan rastros vivos e inertes de nuestros pecados y peripecias diarias; en sus palmas podemos identificar picaportes y pasamanos, contactos agradables y no santos, transacciones comprometidas, la pólvora del disparo o el delator perfume del billete de quinientos euros.

Leer más »

Las señas de identidad nacional

Pocos países han vivido (y viven) tan atormentados por su propia definición como España, con su problema identitario siempre a cuestas. En el debate conceptual sobre España se han cruzado diversos discursos nacionalistas: desde los esencialismos biológicos o metafísicos a los negacionismos de la idea de nación, que sólo asumen para España el concepto de nación vinculada al Estado o al de soberanía propia (hasta la Constitución de 1812, España no sería desde esta óptica sino la propiedad patrimonial de un monarca), pasando por la concepción de España como comunidad imaginada, artefacto cultural capaz de articular el imaginario colectivo en torno a un referente plagado de símbolos, en el que se funden pasado y presente.

Leer más »

Realismo limpio

En un libro más o menos reciente del crítico literario James Wood (How Fiction Works, Londres, Cape, 2008), se hace breve referencia a cierta simplicidad norteamericana, que es puritana y coloquial en su origen, y que podemos reconocer, precisamente, en los antiguos sermones puritanos, en la obra de Jonathan Edwards, en las memorias de Ulysses S. Grant, en Mark Twain, en Willa Cather y en Hemingway, y también en escritores en apariencia más barrocos, como Melville, Emerson o Cormac McCarthy. «Una especie de fuego extático que reduce las cosas a lo esencial», dice Marilynne Robinson en su magistral y austera novela Gilead.

Leer más »

Noches de verano

Con excepción de grandes producciones, muchas salas de teatro han estado semivacías en lo que va de junio. La crisis sigue haciendo de las suyas, pero en este caso hay que culpar también al clima. Tras meses de lluvias y caprichos térmicos, por fin el aire perdió humedad, subió la temperatura, el cielo clareó por los cuatro costados y con él llegó el deseo de estar en la calle hasta las tantas, en especial en ese momento en que, cerca de las nueve, el sol cae al sesgo en las aceras y enciende los vasos de cerveza como faroles. Buenas noticias para los bares, malas para los teatros.

Leer más »