Queridos lectores, suspendemos las publicaciones, como en años anteriores, hasta el 5 de Septiembre. ¡Feliz Verano!

Barthes, semioclasta

Al recibir La Torre Eiffel –una selección de textos breves de Barthes a cargo de Enrique Folch– no pude recordar el pecio de Rafael Sánchez Ferlosio «El efecto Turifel» («turifel» con acento agudo, según la pronunciación parisina de Tour Eiffel). «Éste consiste en una especie de descrédito que va minando irremediablemente la autoridad de la presencia física de determinados "monumentos" mundialmente famosos cuando esa presencia es, por así decirlo, desgastada por el precedente de una indiscretamente inmoderada anticipación de representaciones iconográficas. Tan insistente repetición de esa misma imagen va educando –o más bien pervirtiendo– de tal manera la mirada a la instantánea inmediatez del reconocimiento, que el ojo acaba por identificar antes de ver. El ojo que identifica ya no

Leer más »

El sex-appeal de lo asqueroso

Invocando la Anatomía de la melancolía de Burton, un autodenominado historiador social y profesor de derecho de la universidad de Michigan, W. I. Miller, ha dedicado más de cuatrocientas páginas a un tema considerado en principio tabú, vinculado al desprecio, cual es el del asco (disgust), por el que reconoce estar fascinado una vez que, sostiene, lo asqueroso puede además de repeler, atraer. Comienza Miller releyendo la Expresión de las emociones de Darwin, origen del interés moderno por el asco, donde se encuentra este ejemplo: «Una mancha de sopa en la barba de un hombre nos hace sentir asco, aunque por supuesto en sí misma no nos dé asco»; palabras que nos llevarían a recordar la extraordinaria definición que lord

Leer más »

Los efectos y su público

Los efectos que los medios de comunicación de masas producen en el público (receptores, destinatarios, lectores, espectadores…) han centrado el desarrollo de las investigaciones sobre comunicación. En la más que copiosa literatura sobre el tema –donde se repiten ad nauseam los diferentes esquemas y modelos (olvidando un principio básico de la teoría: que la redundancia no aporta información)– se puede constatar el paso de unos efectos a corto plazo, bajo la égida del conductismo, a unos efectos cognitivos a largo plazo; de una «teoría de la bala» o de «la aguja hipodérmica» según la cual los mensajes provocan en el público cambios inmediatos de comportamiento y actitud, a otra que prevé efectos diacrónicos y que atiende a los procesos de

Leer más »

Efectos (de escritura) especiales

Nos tiene acostumbrados Baudrillard en sus textos a ir forzando las hipótesis hasta el paroxismo, a radicalizar los conceptos hasta su disolución en una especie de movimiento browniano cuyo sentido es isotrópico, a promover un pensamiento distinto del pensamiento crítico que se va ocupando cada vez más de los fenómenos extremos. En su discurso se reconocen figuras que ha ido utilizando en toda su obra: anamorfosis, banda de Moëbius o la confusión, tantas veces citada, entre el mapa y el territorio según «los cartógrafos del imperio» de Borges. Como él mismo dice, para pensar los fenómenos extremos el pensamiento tiene que convertirse en fenómeno extremo, debe abandonar cualquier pretensión crítica, cualquier ilusión dialéctica, cualquier esperanza racional y entrar a su

Leer más »