Ciudadano Gregorio Ordoñez: heroísmo y política
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

Sin ejemplos de integridad, coraje y compromiso, la política se convierte en una estrategia banal orientada a conseguir el poder. Gregorio Ordoñez fue un ejemplo y todos perderemos mucho si permitimos que su sacrificio se diluya en un inmerecido olvido. Ordoñez fue concejal y teniente de alcalde del Ayuntamiento de San Sebastián por el Partido Popular. Valiente, carismático y honesto, se enfrentó al terrorismo de ETA con gran firmeza, lo cual le costó la vida. Un pistolero le pegó un tiro en la nuca mientras comía en el bar La Cepa de la Parte Vieja de San Sebastián. Fue un 23 de enero de 1995. 
Leer más

El perfecto idiota de izquierdas... Y el perfecto idiota de derechas
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

El ser humano mantiene un firme compromiso con la estupidez, quizás porque le exime del penoso esfuerzo de pensar. Para Ortega y Gasset, «ser de izquierdas o de derechas es una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil». Mi primer impulso es darle la razón, pero cuando lo medito mejor, entiendo que las distinciones son necesarias en la política. Escoger entre la izquierda y la derecha no constituye una estupidez, siempre y cuando no se abracen dogmas incompatibles con el sentido común. Hay un perfecto idiota de izquierdas y un perfecto idiota de derechas.
Leer más

El escritor que huyó de la tribu. Diálogo con Mario Vargas Llosa
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

Vargas Llosa no ha sido para mí un simple un escritor, sino una de las puertas de entrada al territorio de la literatura. Hasta los dieciséis años leí con la sensación de sumergirme en aventuras que dilataban mi existencia. Con Verne bajé al fondo del mar, di la vuelta a la Tierra y viajé a la Luna. Con Salgari, descubrí la India colonial, con sus tigres, elefantes, estranguladores, princesas e impávidos faquires. Con Stevenson, la cosa cambió un poco.
Leer más

La muerte de los intelectuales
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

Cada cierto tiempo, se oye que han desaparecido los intelectuales, que ya no hay figuras como Sartre o Camus, Ortega o Unamuno, Simone de Beauvoir o Hannah Arendt. El compromiso ha pasado de moda. En nuestros días, ya no hay figuras de la talla de un Zola o un Bertrand Russell, cuyas opiniones ejercían una poderosa influencia, trastornando el rumbo de los acontecimientos. Desde la Ilustración, Europa ha exaltado a santos laicos como Voltaire o Víctor Hugo, filósofos o escritores a los que se reconocía una enorme autoridad moral. Los intelectuales usurparon el lugar de los clérigos, convirtiéndose en los nuevos pastores del rebaño. Esa situación se mantuvo hasta el Mayo del 68, cuando los estudiantes amotinados reivindicaron las enseñanzas de Marcuse y Sartre, partidarios de demoler el régimen capitalista. No sé si han sido los últimos intelectuales influyentes, pero lo cierto es que no se me vienen a la cabeza otros nombres con su peso. El auge de la cultura de masas, que prefiere las redes sociales y los programas audiovisuales al libro, hace que resulte francamente difícil la aparición de nuevas figuras como ellos. 
Leer más

A la sombra de Chaves Nogales
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

Un blog se parece a una cita semanal con un psicoanalista. Puedes hablar de todo lo que te inquieta, buscando esa catarsis que nos ayuda a convivir con nuestros demonios interiores. Condenas al que edita el texto a ser tu paño de lágrimas, pero como no ves su rostro de perplejidad o resignación, puedes desahogarte sin mala conciencia.
Leer más

Tintín el reino del Pelícano Negro
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

Nunca creí que viajaría al Reino de Syldavia en unas circunstancias tan aciagas. A pesar del buen gobierno del rey Muskar XII, el avance del populismo y de las pretensiones separatistas de las dos regiones más prósperas del país han puesto en peligro el régimen de libertades de una de las democracias más ejemplares de Europa. Cuando el rey me nombró Caballero de la Orden del Pelícano de Oro, comprendí que estaría vinculado a Syldavia el resto de mi vida, pues era el primer extranjero que recibía esa distinción.
Leer más

Última tarde con Tintín
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

Cuando Álvaro Delgado-Gal me llamó por teléfono y me dijo que había localizado a Tintín en una residencia de la tercera edad ubicada en un popular barrio de Bruselas, no me sorprendí, pues siempre ha poseído una asombrosa habilidad para abrir las puertas más insospechadas. Aún recuerdo sus dilatadas conversaciones con Ratzinger. Poco después de ser elegido papa, le invitó a Roma y platicaron de temas que solo ellos conocen, pues sus encuentros nunca salieron a la luz. Yo me preguntaba de qué podrían hablar un escéptico y un tímido teólogo que había llegado a la cúspide de la iglesia católica. ¿Quizás de lógica y mecánica cuántica? ¿O tal vez de arte?
Leer más

Tintín: El cangrejo de las pinzas de oro
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

La irrupción del capitán Haddock en el mundo de Tintín transformó el paisaje de un cómic  que siempre se había ajustado a la estricta visión del mundo de la moral scout. Hergé había humanizado progresivamente a su personaje, mostrándole herido, ebrio y conmovido hasta las lágrimas, pero el joven reportero del mechón pelirrojo nunca había cometido ningún acto indigno o reprobable. Su exceso de virtud podía llegar a ser irritante, saturando la historia de gestos ejemplares que menoscababan la credibilidad del conjunto.
Leer más

Tintín: El cetro de Ottokar
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

El cetro de Ottokar comienza como otros álbumes de Tintín. El reportero adolescente pasea tranquilamente con Milú por un parque de Bruselas. El fox terrier se divierte espantando a los pájaros y Tintín lleva un libro bajo el brazo. Un cielo azul y soleado contrasta con el verde de los árboles y de las praderas de césped. Todo parece en paz, pero lo cierto es que el mundo está al borde de una nueva guerra. Octavo álbum de la serie, se publicó como los anteriores en Le Petit Vingtième, suplemento infantil del diario católico belga Le Vingtième Siècle, entre agosto de 1938 y agosto de 1939. En esas fechas, Hitler se preparaba para vengar la supuesta puñalada por la espalda que sufrió Alemania durante la Primera Guerra Mundial. La política de apaciguamiento de Neville Chamberlain, primer ministro británico, y Édouard Daladier, primer ministro francés, no había servido de nada.
Leer más

Tintín: La isla negra
Rafael Narbona - VIAJE A SIRACUSA

La isla Negra (L'Île Noire) se publicó en Le Petit Vingtième entre el 15 abril  de 1937 y el 6 junio de 1938. A finales de 1938, Casterman sacó el álbum en blanco y negro. Contenía 124 páginas y cuatro ilustraciones grandes. En 1943 apareció una segunda edición en color reducida a las sesenta y dos páginas fijadas como canon de la serie. Apenas se incluyeron modificaciones. En los años sesenta, se hizo una tercera versión adaptada a la realidad inglesa, introduciendo esta vez grandes cambios. Bob de Moor pasó diez días en los paisajes escogidos por Hergé para ambientar la aventura, realizando cientos de fotografías, croquis y bocetos. La policía inglesa colaboró con entusiasmo, regalándole hasta un uniforme de bobby. En cambio, el ferrocarril  apenas cooperó, poniendo toda clase de trabas.
Leer más

ENSAYOS ANTERIORES
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
 
  Archivo RdL
 
Apoyan a RDL

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Más información ACEPTAR