Queridos lectores, suspendemos las publicaciones, como en años anteriores, hasta el 5 de Septiembre. ¡Feliz Verano!

El artista de sí mismo

Se conoce el tópico: los españoles no han sentido nunca la necesidad de escribir diarios o memorias. Pueblo atropellado y olvidadizo, actúa a tontas y a locas, sin aprovechar la experiencia. Por eso cada generación y cada individuo parte de cero, y en vez de sentirse identificado con un legado y deudor de una forma de continuidad, se enfrenta a un proyecto vital que habrá de inventar de raíz. El tópico, enarbolado por la crítica progresista, ha servido para demostrar que ellos, los progresistas, son los únicos que piensan y recuerdan en este pueblo de improvisadores y desmemoriados. Pero todo lo desmiente. Aquí se inventó el género de la vida, con obras maestras como las de santa Teresa o las

Leer más »

Un liberal… puritano

En la historia de España hay de todo, incluso un grupo de políticos llamados puritanos. Eran una fracción minoritaria del partido moderado y se ganó el nombre por su oposición a la reforma de la Constitución de 1845. Conservadores templados, de centro, los puritanos execraban el uso partidista y sectario del poder, que disfrutaron por poco tiempo, en 1847, gracias a una intriga palaciega nada… puritana. Entre ellos estaban el marqués de Salamanca, Pacheco, Andrés Borrego y Nicomedes Pastor Díaz. Fue Pastor Díaz quien describió, en una proclama titulada A la Corte y a los partidos, auténtico manifiesto del liberalismo español, lo que significaría una vuelta al poder de los progresistas: «No habría sólo mal Gobierno, administración desacertada, anárquica tiranía:

Leer más »