LOS MARES DE WANG
Gabi Martínez
Alfaguara, Madrid
474 pp. 19,50

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Desde hace una década, cuando se puso a viajar en InterRail para la colección Vive la vía, Gabi Martínez ha ido añadiendo kilómetros y octanaje literario a su obra, con títulos como Una España inesperada o su celebrada novela Sudd. Consciente de una tradición rubricada por los maestros Joseph Conrad y Paul Theroux, el autor barcelonés culmina en Los mares de Wang una singladura por la costa china y arriba a buen puerto al aportar otra mirada –y no una mirada más– sobre una realidad que cuenta con una exhaustiva bibliografía.
Del contaminado Pekín al feísimo Dongxing, nuestro viajero inventaria experiencias; le acompaña en la primera mitad del periplo Wang, traductor veinteañero del interior que no había visto el mar, incapaz de romper los corsés de su educación comunista y de superar barreras personales. Si el nacionalismo se cura viajando, la China inédita y compleja desquicia a un Wang obsesionado por el mianzi, talante nacional del «guardar la cara» que comulga con ruedas de molino totalitarias. El guía acabará enfrentándose al escritor; Martínez proseguirá su viaje: primero en solitario y después en compañía de la joven Li Qin.
Los mares de Wang, o la costa que desbarata visiones dogmáticas, topografía un carácter moldeado por la mentira confucianista y maoísta, hasta alcanzar una perversa conjunción de comunismo y capitalismo salvaje. Si la China futura se cuece en la costa, escribe Martínez, «allí convivían hiperricos e infrapobres, más de medio centenar de etnias, religiones de todo tipo; el mandarín oficial comulgaba con múltiples dialectos empleados por millones de personas. Pese a su clandestinidad, la prostitución se disparaba para satisfacer la demanda del turismo creciente y de los nuevos ricos en la cresta».
Perfectamente dosificado en la descripción periodística, la documentación histórica y la cita literaria, Los mares de Wang no cae en el tópico turístico ni en la prepotencia; percibimos la fuerza perturbadora de un Oriente que el extranjero no llega a aprehender, un «vértigo de lo ininteligible» que le arrastra a la soledad demoledora. Entre comidas vomitivas y manjares de ensueño, basureros y paraísos, Gabi Martínez transita cual funambulista por un territorio minado de prejuicios que sortea con las artes del librepensador y la curiosidad cosmopolita. Su literatura de viajes es moderna y modélica, digna de figurar entre los títulos de referencia sobre China.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Últimas publicaciones

Últimos Libros