Buscar

Economía

William Fulbright: la arrogancia del poder

¿Por qué fracasan algunas buenas ideas? (II)

En la pasada entrada de Una Buena Sociedad argumentamos que los planes de pensiones privados, especialmente los promovidos por las empresas para…

¿Por qué fracasan algunas buenas ideas? (I)

Cuánta razón llevas, Sapientísimo, cuando al final de nuestra anterior entrada declaras que la más reciente cohorte de baby boomers sigue disfrutando de «las…

Todos somos baby boomers

En 1950 nacieron en España más de 565 mil niños y niñas (el corrector se empeña en que ponga solo «niños», ¿qué…

De tasas y tipos

Volvemos hoy, tras algunas semanas de expresar ideas que consideramos apropiadas para progresar hacia Una Buena Sociedad, con mayúsculas, a presentar algunas…

Hacer lo correcto

¿No crees, incomparable gemelo, que hacer lo correcto es lo segundo más fácil que hay, después de hacer lo incorrecto? Meter la…

La preferencia fiscal (II)

Durante la semana transcurrida desde nuestra anterior entrada hasta hoy hemos sido testigos, amables lectores y admirado gemelo, de varios movimientos sísmicos…

La preferencia fiscal (I)

Durante las dos últimas semanas el Sapientísimo y un servidor de ustedes nos atrevimos a convertirnos en críticos impromptu de arte, diletantes…

Socorre enseñando II

Seguimos, incomparable gemelo (si es que los gemelos pudiéramos serlo), impostando que somos críticos de arte. Pero lo dejo ahora para el…

Socorre Enseñando

Antes de que su crítica a la injusticia social, su obsesión por lo sobrenatural y su dolor por los desastres de la…

El otro Bernie

¿Puedes decirnos, admirado gemelo, donde estabas y qué almorzaste el 15 de mayo de 2011, cuando estalló ese, digámoslo sin ánimo de…

El año que viene en Numancia

Si hace dos entradas, en este mismo blog, caracterizábamos la política española como una pesadilla en bucle digna del mejor surrealismo, protagonizada…