ARTÍCULO

El desorden neoliberal

Trotta, Madrid, 1966
 

Si usted cree que la teoría económica es un arma de lucha ideológica que sirve más para domeñar la realidad que para interpretarla; si piensa que los actuales economistas liberales son parásitos intelectuales; o si mueve la cabeza afirmativamente al leer la idea de que un economista de la talla de Hayek es un dinosaurio disecado, usted debe leer este libro, porque éstas son, literalmente, las ideas que inspiran sus páginas. En otras palabras, en El desorden neoliberal encontrará todos los tópicos sobre la economía y la sociedad que se repetían machaconamente hace veinte o treinta años entre los estudiantes de economía, que leían ávidamente sucedáneos de Marx y pensaban que los males de este país sólo se curan con una buena dosis de nacionalizaciones y socialismo. Mais, où sont les neiges d'antan? Los tiempos cambiaron; y las ideas también. Pero hay cosas difíciles de olvidar. No importa que el socialismo haya fracasado y que la gente que realmente lo ha sufrido lo repudie. Los viejos principios se resisten a morir; y si chocan con el mundo real, peor para la realidad. La fe en el socialismo era hermosa. ¡Feliz don Pedro Montes que aún la conserva! (Nota: en este modesto comentario he supuesto con la mayor de mis simpatías que el autor de El desorden neoliberal le ha movido a escribir su obra la añoranza de un tiempo pasado que, por definición, siempre fue mejor. Cualquier otra hipótesis de partida habría sido cruel.)

01/12/1996

OTROS ENSAYOS DE JOSÉ GIRÁLDEZ
RESEÑAS

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


ENSAYOS ANTERIORES
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Apoyan a RDL

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Más información ACEPTAR