Poesía italiana de todos los tiempos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Antonio Colinas ha dado muchas muestras de su pasión por la literatura italiana. Vienen a la memoria sus traducciones de los Cantos de Leopardi o las poesías completas de Quasimodo, entre otras, así como la antología de Poetas italianos contemporáneos que realizó en 1977. Sin embargo, esta vez ha emprendido la ingente tarea de hacer una selección de la poesía italiana de todos los tiempos, cuyo único precedente habríamos de encontrarlo en la Antología de poetas líricos italianos de Juan Luis Estelrich publicado en Palma de Mallorca en el lejanísimo 1889. Con una introducción inicial, Colinas no ha querido hacer una historia de la poesía italiana, sino presentarnos la poesía de cincuenta y siete poetas italianos de todos los tiempos, con unas líneas de introducción sobre la vida y contexto literario de cada uno de ellos. Ciertamente no es ocasión de mostrar las preferencias que cada uno pudiera tener sobre los poemas, sino de destacar las cuatrocientas cincuenta páginas de auténtica poesía que el libro contiene. Bien es verdad que en una antología que incluye a Dino Frescobaldi o Gaspara Stampa, por ejemplo, sorprende la ausencia de autores como Luigi Pulci, Pietro Bembo, Gasparo Gozzi, Giuseppe Parini o F. T. Marinetti, por no hablar de la poesía dialectal de Carlo Porta o el romano Gioacchino Belli que tanto le gustara a Rafael Alberti. Colinas ha prescindido del texto italiano con el único fin de poder ampliar el número de poemas recogidos, lo cual, dado el carácter y objetivos de la antología, nos parece acertado. Por otra parte, ha querido, con una humildad que le honra, servirse de traducciones de alta calidad existentes en nuestra lengua, para ello ha dejado que fueran las voces de Ángel Crespo, Félix Fernández Murga, Carlos Alvar, Manuel Carrera, Jacobo Cortines, Luis Martínez de Merlo, Luis Antonio de Villena o Carlos Manzano, entre otros, las que tradujeran a Dante, Petrarca, Poliziano… aunque la mayor parte del trabajo recae sobre las espaldas de este poeta llamado Antonio Colinas. Sólo queda desear que este libro incite al lector, que desconoce la lengua italiana, a querer ampliar sus lecturas con las traducciones ya existentes y que el propio Colinas señala al final del libro.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Últimas publicaciones

Últimos Libros