LOS VIVOS Y LOS MUERTOS
Edmundo Paz Soldán
Alfaguara, Madrid
204 PP. 15,50 €

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Varios miembros del pequeño pueblo de Madison, en Estados Unidos, serán protagonistas, en forma activa o pasiva, de esos hechos demenciales que a veces vemos en la televisión o en la prensa, sangrientos y aterradores. Los acontecimientos giran en torno al colegio local, alrededor de los chicos populares, sus jugadores de fútbol, musculosos, así como las animadoras del equipo, las cheerleaders, hermosas y llamativas, con pompones y pequeñas minifaldas. En Los vivos y los muertos, su última novela, el escritor boliviano Edmundo Paz Soldán, quien vive precisamente en Estados Unidos, aborda el caso de una serie de matanzas en esta comunidad.

Para ello no ha utilizado el típico recurso de tener un narrador que en tercera persona relata la historia. Son los diversos protagonistas, once, en total, quienes narran sus experiencias en capítulos separados, en sus propias palabras, como si fueran varios monólogos. Como recurso narrativo resulta muy interesante.

Sin embargo, pronto se hace notorio que la fórmula utilizada por Paz Soldán no da los frutos que se esperan. El niño de nueve años habla de forma muy parecida a la adolescente de diecisiete, y el discurso de ésta no difiere gran cosa de lo que nos relata uno de los asesinos, que ronda los cuarenta. Todo se mantiene bajo el mismo tono, y no se ve el uso de herramientas literarias diferentes que permitan que la novela tome fuerza y, a veces, parecemos leer diarios de escolares o psicópatas, sin pulir, sin trabajar, y que hacen mención repetitiva de series de televisión, actores supuestamente conocidos, grupos musicales y cantantes de moda, letras de sus canciones, extensas y en inglés, por supuesto, establecimientos y productos, nombres de presentadores y un sinfín de distintivos comerciales propios de la sociedad norteamericana actual. Además, al no diferenciarse claramente cada uno de los personajes en sus respectivos discursos, y al narrarse los hechos desde supuestos diferentes puntos de vista, hay monólogos donde se relata, con pocas variaciones, lo ya dicho por otro en una oportunidad anterior.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Últimas publicaciones

Últimos Libros