Queridos lectores, suspendemos las publicaciones, como en años anteriores, hasta el 5 de Septiembre. ¡Feliz Verano!

Una vez más: ¿de dónde salió el virus de Wuhan?

Éste será un blog raro, empezando por esta advertencia que debería ir al final pero que ha pasado a convertirse en una telonera ineludible. Aunque aparecen los lunes, necesidades editoriales imponen que mis columnas estén acabadas en la noche del jueves anterior, en este caso en la de enero 7. Así que con las fiestas navideñas aún por acabar y llevado de una agradable galbana previa a la vuelta al trabajo había decidido orillar por una semana los avatares de la política estadounidense para centrarme en otro asunto que, pese a su interés, sigue sin zanjar, anegado sin remedio por las desgracias aterradoras de la pandemia: ¿puede el SARS-CoV2-2 mantener su nombre de virus de Wuhan? Y, si no salió de allí, de dónde pues. Y en esas estaba yo, con mi trabajo bien avanzado, cuando el alboroto sedicioso en Washington DC durante la tarde-noche (hora española) de enero 6 me dejó tirado en la estacada y sin tiempo para reaccionar en plazo con mi propia opinión al respecto. Quienes estén interesados la tendrán el próximo día 18.

Leer más »