Archivo Revista de Libros

Economía y psicología, y viceversa

Hace ya tiempo que el racionalismo no está de moda en el mundo moderno. La vieja propuesta de Condorcet ?«reducir toda la naturaleza a leyes similares a las que Newton descubrió con la ayuda de las matemáticas»? sería el camino del raciocinio hacia un futuro próspero y armonioso de paz y amor fraterno basado en la razón y la extensión del conocimiento. Pero esa promesa se esfumó más tarde a manos del sentimentalismo hegeliano, leninista y hitleriano, y el mundo racional de los ilustrados dio paso a las pasiones populistas y nacionalistas que ahora, además, vuelven con más emoción, si cabe. El cuestionamiento del racionalismo se produjo también en el campo científico y, con mayor intensidad, en las ciencias sociales. El pensamiento económico moderno surgió en el siglo XVIII a partir de supuestos racionalistas como la maximización de la utilidad individual y la persecución del bien general a través del privado. 

Leer más »

El Estado de Derecho psicológico

Introducir a Cass R. Sunstein no es una tarea sencilla. Intelectual con proyección global, realiza desde hace décadas tareas docentes en las principales universidades norteamericanas: ha sido catedrático en la Universidad de Chicago y en la Escuela de Derecho de Harvard. Durante algún tiempo, también fue letrado en el Tribunal Supremo de Estados Unidos, adscrito al juez Thurgood Marshall. Últimamente su popularidad creció porque fue director de la Oficina de Información y Asuntos Regulatorios en la Administración de Barack Obama. Esta tarea le granjeó las antipatías de los sectores más conservadores, que llegaron a tildarlo de «zar de la regulación».

Leer más »

Contra el enemigo fascista

El espantoso resplandor del fascismo ha eclipsado desde hace mucho tiempo a su contrario, el antifascismo. Una búsqueda en WorldCat revela que sobre el primero se han publicado cincuenta y siete mil títulos, por tan solo mil trescientos sobre el segundo. Pero no se trata únicamente de una cuestión de números. El debate sobre la naturaleza del fascismo ha sido largo, candente y encarnizado, mientras que el suscitado por el antifascismo apenas ha tenido repercusión. Por eso ha de darse la bienvenida al estudio del antifascismo que ha escrito Michael Seidman, ya que aborda un tema crucial –«quizá la ideología más poderosa del siglo XX»– que se ha visto relegado a un segundo plano durante demasiado tiempo. Otra virtud del libro es que no se circunscribe al marco familiar, aunque a menudo restrictivo, del Estado-nación, sino que, por el contrario, abarca cuatro países diferentes –España, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos–, todos los cuales ha podido estudiar en profundidad gracias a su dominio de los idiomas implicados. Ha de aplaudirse una visión tan amplia, ya que el antifascismo fue, por encima de cualquier otra cosa, un fenómeno transnacional.

Leer más »

Las claves del futuro: de Homo sapiens a Homo Deus

La tesis central del libro sugiere que en los albores del tercer milenio la agenda humana ha cambiado y que los problemas que nos inquietan de cara al futuro son ahora bien distintos. Se refiere a la lucha contra el envejecimiento y la búsqueda de la inmortalidad, la conquista de la felicidad y la posibilidad de intervenir de manera activa en el futuro de la humanidad a través de los avances tecnológicos. Se trata de procesos sobre los que se intuye que puede llegarse a ejercer un control, pero que todavía están fuera de nuestro alcance. Está claro que estas nuevas preocupaciones no son, ni de lejos, las del común de los humanos, pero sí son las que inquietan a los principales centros de investigación científica y tecnológica y, por tanto, las que acaparan la mayor parte de las inversiones en investigación. En otras palabras, nos guste o no, la nueva agenda de la humanidad la decide sólo una elite y esto no es previsible que cambie en los años venideros. Volveremos sobre este tema más adelante.

Leer más »

Héroes de celuloide

Nunca me ha gustado James Bond. No creo que sea un héroe, sino un macarra con esmoquin. Indiana Jones no está mal, pero es tan inverosímil como 007. Ambos están más cerca del territorio del cómic fantástico que de la ficción cinematográfica con pretensiones de credibilidad. Los verdaderos héroes son amables, discretos y pacíficos, como el George Bailey de ¡Qué bello es vivir! (Frank Capra, 1946), magistralmente interpretado por James Stewart. Entiendo que la ficción y la realidad constituyen dominios diferentes, pero cuando confluyen y logran conmovernos, se produce el milagro estético o lo que los griegos llamaron catarsis. La peripecia de George Bailey nos hace experimentar piedad y terror. Piedad porque su sufrimiento nos parece injusto e inmerecido. Terror porque revela nuestra propia fragilidad, el riesgo de perderlo todo por un golpe de fatalidad. 

Leer más »

Alimentos higiénicos en bodas, bautizos y otras celebraciones

Cuando nos vemos en la tesitura de tener que agasajar a un alto número de personas en bodas, bautizos y otras celebraciones, tenemos la opción de hacerlo en casa con un cierto ahorro económico, ya sea contratando un servicio exterior o incluso preparando nosotros mismos los alimentos y bebidas. El Food Safety and Inspection Service del Departamento de Agricultura de Estados Unidos acaba de publicar unas instrucciones para minimizar los riesgos sanitarios colectivos en tales ocasiones. Se proponen siete preguntas que deben realizarse a los proveedores del servicio, sean externos o internos. A continuación las gloso brevemente.

Leer más »

El más negro de todos los humores

Cuando mencionamos las palabras «humor negro», de una manera casi automática, poco menos que inconsciente, nos preparamos para algo así como un chiste o una broma sobre la muerte, la enfermedad, la desgracia o, por decirlo en una palabra, el mal que le ha sucedido o puede sucederle a alguien, de modo real o ficticio. En el mundo y en el tiempo en que vivimos, «humor negro» es sinónimo de broma cruel, lindante con lo políticamente incorrecto y, por tanto, susceptible de ser tomada o comprendida como una provocación, sobre todo si afecta a colectivos tradicionalmente marginados: los judíos, quienes sufren alguna deformidad física o enfermedad mental, o incluso las mujeres como un todo (cuestiones de género). A este respecto, dicho sea de paso, lo primero que habría que objetar, si nos ponemos puristas, es la propia denominación, por lo que revela de asociación del negro con la cara más desgraciada de la vida. ¡Qué porvenir más negro me espera!

Leer más »

Fun, fun, fun

El sencillo acto de apertura del BAMcinemaFest 2017, un estupendo certamen de cine independiente norteamericano que organiza cada año la Brooklyn Academy of Music, se celebró en el Harvey Theater hace ahora dos semanas. Antes de la proyección de Gemini, elíptica reflexión sobre Hollywood disfrazada de thriller cómico firmada por Aaron Katz, se dijeron unas palabras desde el estrado ante un graderío abarrotado por la fauna habitual en este tipo de circunstancias: hipsters de penúltima generación y veteranos neoyorquinos de armas tomar. Tras unas breves palabras introductorias, se dirigió al público un representante del diario conservador The Wall Street Journal, quien, con el humor característico de los norteamericanos en estas ocasiones, hizo un discurso breve e ingenioso en el que decía enorgullecerse de que su empresa financiase ?al menos en gran medida? el festival. Pero lo más revelador para quien esto escribe fue la tibieza de los aplausos, que apenas se hicieron oír en el hermoso teatro abandonado en 1968 y recuperado veinte años más tarde.

Leer más »