Haber aprendido sus primeras letras en un Kindergarten experimental en Budapest y el hecho de que su madre hubiera sido paciente de Freud en Viena no explican, ellos solos, la vida desmedida que llevó Arthur Koestler desde su nacimiento (1905) hasta su muerte (1983). Siendo todavía adolescente, trabajó en la Viena de entreguerras dentro del movimiento sionista que entonces dirigía Zeev Jabotinsky. Después de irse a un kibutz en Palestina, de ejercer como aparejador en Haifa y de hacerse vendedor de baratijas en un bazar de El Cairo, abandonó el sionismo en 1932 y, de inmediato, se afilió al Partido Comunista alemán, trabajando a las órdenes de Willi Münzenberg.

Un tipo notable este Münzenberg, que acabó asesinado en Francia a manos de un agente estalinista durante los tormentosos días de la primavera de 1940. Fue él quien, por cuenta del Kominterm, inventó el halago político hacia los intelectuales europeos para utilizarlos en beneficio de la causa. Con cierto desdén, Münzenberg se refería a ellos como «el club de los inocentes». 
Continuar leyendo

Apúntate al boletín de Revista de Libros
BLOGS
RDL en papel número 190
 
Cartas del director
DESDE EL ARCHIVO

Urías y el rey David
JOSÉ MARÍA MERINO

Sería una simpleza atribuir a cierta renovación de la moda de la «novela histórica» el interés que algunos de nuestros jóvenes escritores están manifestando por asuntos que suceden en escenarios del pasado. Así se acude a la España del siglo XVI en La dulce ira, de Luis G. [...]


 
  Archivo RdL
 
  Apúntate a RdL
 
Patrocinadores RDL