Antoni Domènech

Rawls, un cuarto de siglo después