Archivo general de Revista de Libros

Dando vueltas a Cataluña y España, (y viceversa…)

De un tiempo a esta parte, la cuestión de España y Cataluña es cosa tan enrevesada, enconada y propicia a todos los energumenismos, que ni siquiera sabría cómo enunciarla sin herir suceptibilidades: ¿se me aceptará el prudente término de «cuestión»? ¿Debe decirse «Cataluña», sin más? ¿Podríamos referirnos a «el resto de España», sin ofensa de tirios y/o troyanos? En Barcelona, y para diciembre del año en curso, se anuncia un congreso oficial sobre los acontecimientos de 1714 bajo el marbete de «Espanya contra Catalunya: una reflexió histórica», donde el cauteloso subtítulo queda desmentido de antemano por la rotundidad sin apelación del título (un tanto anacrónico, además, si se refiere a 1714, cuando había reinos y fueros, no Estados y naciones irredentas). Por su lado, el gobierno regional aragonés –con sede en una ciudad donde no faltan notables estudios universitarios de filología– ha incluido en el texto de una ley la tortuosa y malintencionada referencia a una «lengua aragonesa propia del Aragón oriental»… que resulta ser el mismísimo catalán occidental que se habla en Lleida, digan lo que digan sus hablantes y los diputados que les representan.

Leer más »

Un corte de pelo

Hoy los hombres vietnamitas no se diferencian demasiado de los europeos en sus cortes de pelo. La mayoría de ellos, en número mayor que en Occidente, los prefiere cortos y tradicionales. Sólo raramente, por ejemplo en las discotecas, se ven algunos que desafían la norma y lucen peinados de tupé alto, tipo años cincuenta, sujetos con amplias dosis de brillantina al estilo greaser. Las melenas largas son prácticamente desconocidas entre los hombres y sólo las lucen las mujeres, eso sí, con gran profusión. Pero no siempre fue así en el pasado. Y hay ahí una historia interesante.

La invasión colonial de Asia por las potencias europeas sólo empezó en serio a mediados del XIX. Con la excepción del Raj británico en India, que marcó la pauta para el futuro, los europeos no habían tratado anteriormente de convertir en ocupación administrativa y política su presencia en distintos lugares del Sudeste asiático y en China, y se habían limitado a exigir de los poderes locales la apertura de sus países al comercio y libertad de movimientos para los misioneros cristianos.

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas