ARTÍCULO

Divulgar a Cajal

Alianza, Madrid, 255 págs.
 

La gran figura científica del neurobiólogo español Santiago Ramón y Cajal cuenta, desde hace tiempo, con una importante serie de estudios biográficos a los que ahora se incorpora este libro, obra del periodista Antonio Calvo Roy. Escrita con unos propósitos claramente divulgativos, la biografía que nos ofrece Calvo destaca por la sencillez de su estilo literario y por su fácil y entretenida lectura. Unos rasgos, de todos modos, en absoluto incompatibles con la exigencia de un punto más de rigor del que, a la postre, ha mostrado el autor. En efecto, se detectan, bien que esporádicos, algunos errores de cierta consideración, tanto desde el punto de vista historiográfico –podemos destacar la ingenua presentación de la obra de Cajal y de otros eminentes morfólogos como la «lucha del progreso científico contra la ignorancia» (entendiendo por ignorancia las doctrinas vitalistas) o la asociación excesivamente ligera entre determinismo y darwinismo–, como desde el punto de vista de los conceptos biológicos tratados –entre otros, el sostener que la mielina forma parte de las neuronas o que la malaria es causada por un virus–. El libro, por otro lado, acusa una excesiva dependencia de los escritos autobiográficos de Cajal, los cuales, aun ofreciendo una información valiosa, han de ser empleados con cierta cautela. El autor, muy atinadamente, ha huido del tópico del sabio aislado, hecho a sí mismo y huérfano de toda ayuda. Por el contrario, y este es su gran acierto, ha procurado presentar al protagonista como el producto tanto de unas cualidades personales como de unas circunstancias sociales y culturales concretas. En todo momento, a veces de una manera demasiado abrupta, aparecen en el libro referencias al contexto histórico español y europeo, un laudable afán de integrar la figura de Cajal en su época.

Algunos errores de simple redacción o de estilo parecen imputables a un exceso de premura en la elaboración del libro. Así, no escasean las citas bibliográficas equivocadas, además de faltar algunas referencias en la lista pertinente; por otro lado, algunos párrafos de los últimos capítulos resultan un tanto confusos y como atropellados. No deja de sorprender, en una obra divulgativa, la ausencia total de ilustraciones, falta tanto más lamentable cuanto es bien conocida –y así se pone de manifiesto en la propia biografía que nos ocupa– la habilidad como dibujante y fotógrafo de Cajal. En síntesis, estamos ante un libro sin pretensiones, que acerca de manera sencilla y amena la figura de Cajal al lector medio. Por ello, no se comprende cómo ha podido ser incluido en una colección que lleva por nombre «El libro universitario» –en la que se encuentran densas obras de especialistas–, toda vez que la casa editorial mantiene colecciones de bolsillo donde hubiese hallado un acomodo más natural el trabajo de Antonio Calvo.

01/02/2000

 
ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
7 - 5  =  
ENVIAR
 
 
RESEÑAS

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
RDL en papel 185
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL