Buscar

Charles Simic

¡Oh, qué guerra tan encantadora!

«¡Qué vacío, qué nauseabundo, qué sin sentido parece todo de repente en cuanto la guerra ha terminado!», exclamó Edmund Wilson –que…