Queridos lectores, suspendemos las publicaciones, como en años anteriores, hasta el 5 de Septiembre. ¡Feliz Verano!

De maestros a discípulos

Era una mañana luminosa de mayo de 1985 y la solemne comitiva académica salía ya del salón de actos, después de la investidura como doctor honoris causa por el Instituto Químico de Sarriá del premio Nobel Oskar Jeger, del ETH de Zúrich, cuando el viejo profesor tocó el brazo de su discípulo y padrino, Juan Julio Bonet, para decirle en voz baja: «Sabe usted, don Juan, mi árbol genealógico científico se remonta a Lavoisier». Poco a poco, las plenas implicaciones de esas palabras, tímidamente pronunciadas, debieron tomar cuerpo en la mente de Bonet. La más importante sería sin duda la de que, como discípulo de Jeger, él también resultaba ser descendiente directo del fundador de la Química moderna. Luego recordaría

Leer más »

Reduccionismo, objetividad, paradigmas y otras cosas de la ciencia

Steven Weinberg es uno de los grandes físicos de hoy, quizá el líder más activo y respetado en el campo de las partículas elementales. Uno de sus trabajos sobre la unificación de las fuerzas electromagnética y nuclear débil, que le valió el Premio Nobel en 1979, sigue siendo el que más citas ha recibido en las revistas de todo el mundo en el campo de las partículas elementales. Unificar esas fuerzas consistió en demostrar que, si bien parecen dos cosas muy distintas en experimentos a baja energía (los más fáciles de realizar y, por tanto, los que dieron lugar a las primeras codificaciones teóricas), son en realidad dos aspectos diferentes de una misma y única fuerza, hoy llamada electrodébil, que

Leer más »

De la silla de montar a la cáscara de nuez

El universo en una cáscara de nuez es el sugestivo título del último libro de Stephen Hawking, conocido por el gran público por su anterior ensayo La historia del tiempo, que constituyó en su momento un verdadero best-seller a escala mundial. Stephen Hawking, que ocupa en la actualidad la cátedra lucasiana de física en la Universidad de Cambridge –la misma que ocuparon con anterioridad físicos de la talla de Isaac Newton o Paul Dirac––, es, sin lugar a ninguna duda, uno de los grandes líderes de la física teórica actual. Entre sus principales contribuciones hay dos de particular importancia. La primera es la demostración, junto con el físico matemático de Oxford Roger Penrose, de la existencia de una singularidad inicial

Leer más »

La trastienda de la ciencia

En las no siempre fáciles relaciones entre ciencia y filosofía, Merleau Ponty atribuía a la primera el papel de inducir «descubrimientos filosóficos negativos», de mostrar que ciertas afirmaciones que parecen evidentes no son más que pseudoevidencias. Creo que algo de esto hizo su maestro Bergson, al incorporar a sus propias reflexiones sobre el tiempo las consecuencias de la teoría de la relatividad sobre la estructura del espacio y del tiempo. En su momento, Bergson se reunió con Einstein, para tomar directamente de sus fuentes los resultados más actuales de la física. Al parecer, el debate no satisfizo a ninguno de los participantes. Hoy día es mucho más difícil hacer reflexiones interesantes sobre bastantes de los más recientes resultados de la

Leer más »

¿A quién admira usted?

No se sabe muy bien cómo, pero nos encontramos dándole vueltas y dándole la vuelta a muchas certezas que se amontonaron en los años sesenta, setenta y ochenta. En esos decenios se fraguaron un conjunto de convicciones y entre ellas se deslizaron bastantes supuestos que se dieron por ciertos en la cultura europea y, con sus acentos peculiares, en la española. Entre las convicciones estuvieron, y están, la gavilla que tiene que ver con la política y la cultura pública, con la democracia, con el sentido de las leyes y los derechos (esto último, más bien, hacia el final), con el pluralismo y la tolerancia. El vago conjunto de supuestos es más difuso: el pluralismo de creencias, de estilos de

Leer más »

La física moderna y la deconstrucción de la naturaleza

Hace apenas unos meses que se cerró el siglo XX (y el segundo milenio de la era cristiana), y es natural reflexionar sobre lo que este siglo ha aportado al género humano. Si desde el punto de vista político, militar o humanitario el balance no resulta muy lisonjero, en ciencia, y en particular en ciencias básicas, como la física, la astronomía, la biología o la matemática, se han dado pasos de gigante. Nuestro conocimiento ha avanzado en extensión y profundidad mucho más allá de lo que algunos intentaron imaginar en las postrimerías del siglo XIX. Esta es una de las constantes más fascinantes de la investigación científica. Cuestiones que parecían centrales acaban siendo marginales, mientras que aspectos desconocidos de la

Leer más »

Ideas básicas del caos

Una extendida tendencia a razonar sobre las cosas a partir de su nombre puede llevar a muchas confusiones. Quizá la relatividad de Einstein sea el ejemplo más notable. Su nombre fue una elección desgraciada, pues lo que afirma en realidad es que, a pesar de la multiplicidad de perspectivas de los distintos observadores, sí hay cosas absolutas válidas para todos, y son nada menos que las leyes de la naturaleza. Pero razonando sobre la palabra relatividad han surgido muchas interpretaciones sin base, sustentando relativismos éticos o de otras índoles, en la creencia de que Einstein quería decir simplemente que «todo es relativo». Al caos o al movimiento caótico le ocurre algo parecido, «movimiento no integrable» es la expresión técnicamente precisa,

Leer más »