Archivo Revista de Libros

Biografía de Archibaldo Haddock, capitán de la marina mercante y señor de Moulinsart

Desconocemos la fecha exacta del nacimiento de Archibaldo Haddock, pero sabemos que desciende del Caballero Francisco de Hadoque, capitán del galeón real El Unicornio. Leal vasallo de Luis XIV, rey de Francia, Hadoque mantuvo un encarnizado enfrentamiento con el pirata Rackham el Rojo. En 1698, El Unicornio salió de la Isla de Santo Domingo, en el Mar de las Antillas, rumbo a Europa. Después de dos días de vientos favorables, el vigía atisbó el buque filibustero de Rackham el Rojo. Aunque intentó huir, El Unicornio fue abordado. Los piratas habían dejado claras sus intenciones, izando una bandera roja en el palo de mesana. La bandera roja significa lucha sin cuartel y sin intención de hacer prisioneros. La batalla fue encarnizada. Francisco de Hadoque logró matar a Diego el Navarro, lugarteniente de Rackham el Rojo, pero una polea le golpeó en la cabeza, dejándolo inconsciente. El capitán pirata ordenó atarle y, cuando recobró el conocimiento, le anunció que moriría al día siguiente. Sin embargo, Hadoque escapó, luchó sable en mano contra Rackham hasta acabar con su vida y utilizó la pólvora de la santabárbara para volar el navío pirata. Se refugió en una isla, donde los nativos le acogieron con benevolencia. Hadoque fue rescatado al cabo de dos años. Luis XIV premió su fidelidad con el castillo de Moulinsart. Corre el rumor de que Francisco de Hadoque fue hijo ilegítimo del monarca, lo cual tal vez explica el apego a la monarquía de esta ilustre estirpe.

Leer más »

SIN TÍTULO

No hace mucho que se habló en estas mismas páginas de la última novela de Ernest Hemingway, Al romper el

Leer más »

El genio somos todos

Las más recientes investigaciones en lingüística defienden que el lenguaje constituye una capacidad biológica innata, específica de nuestra especie y

Leer más »

Tintín: Stock de coque

Los secundarios siempre han desempeñado un papel esencial en las historias de ficción. Lejos de ser un simple telón de fondo, proporcionan consistencia, credibilidad y profundidad. ¿Podemos imaginar las aventuras de Tintín sin Hernández y Fernández? ¿Qué sería de Moulinsart sin el fiel y discreto Néstor? ¿Acaso el infame Rastapopoulos no es el antagonista perfecto del joven reportero, obligándole una y otra vez a redoblar su ingenio para desmontar sus perversos planes? No incluyo entre los secundarios al simpático Milú y el entrañable Silvestre Tornasol, piezas esenciales de un universo que no podría prescindir de su presencia sin quedar gravemente desdibujado. En Stock de coque, Hergé reúne a un impresionante elenco de secundarios, rescatando a personajes que habían aparecido muchos álbumes atrás. Indudablemente, su decisión constituye un acierto, pues logra comunicar las tramas de peripecias notablemente alejadas en el espacio y en el tiempo.

Leer más »

Tintín: retrato del héroe adolescente

Tintín es un mito del siglo XX. Su moral de scout ha inspirado a varias generaciones de lectores con edades comprendidas entre los siete y los setenta y siete años. Nacido en Etterbeek (Bélgica) en 1907, Georges Remi, mundialmente conocido por el seudónimo artístico de Hergé, se incorporó al movimiento scout de niño. De padre valón y madre flamenca, primero perteneció a los scouts laicos, pero tras su confirmación en la iglesia de Sainte-Gertrude y su ingreso en el colegio arzobispal de Saint-Boniface, pasó a los scouts católicos, presionado por sus padres. Siempre recordaría ese cambio como una deslealtad. Explorador competente y con dotes de liderazgo, será nombrado jefe de patrulla y se le asignará el apodo de «Zorro Curioso» como tótem, de acuerdo con la tradición scout de copiar las costumbres de los pueblos nativos de Estados Unidos. Durante los campamentos de verano, viajará a Italia, Suiza, Austria y España. Entre julio y agosto de 1923, cruzará los Pirineos, pasando por Lourdes. Casi trescientos kilómetros a pie, una experiencia física y espiritual que echará raíces en su interior, inculcándole un exigente rigor moral. En sus célebres conversaciones en Bruselas con Numa Sadoul a principios de los años setenta, reconocerá: «Tintín nació, ciertamente, de mi deseo inconsciente de ser perfecto, de ser un “héroe”».

Leer más »

Tintín: Las joyas de la Castafiore

¿Es posible vivir una aventura sin moverse de casa? Depende de nuestro concepto de lo que es una aventura. En Las joyas de la Castafiore (1962), Tintín y Haddock no salen del castillo de Moulinsart, pero se enfrentan a multitud de pequeños incidentes que alteran su rutina hasta desembocar en un misterioso robo con un insólito desenlace. Aunque no hay villanos, secuestros ni catástrofes, han tenido que enfrentarse a momentos de confusión, desconcierto, incertidumbre y suspense. La trama de Las joyas de la Castafiore es muy sencilla, pero encadena un contratiempo tras otro hasta crear una atmósfera donde lo ordinario parece francamente extraordinario.

Leer más »

Tintín: El asunto Tornasol

¿Qué es la felicidad? Descarto una respuesta retórica sobre un tema que ha suscitado infinidad de especulaciones filosóficas, más o menos afortunadas. Diré simplemente que –en mi caso– la felicidad es una tarde de mi niñez con un nuevo álbum de Tintín entre las manos. No he olvidado el día en que apareció mi madre con El asunto Tornasol, recién comprado en una librería del barrio de Argüelles, advirtiéndome que no me permitiría leerlo hasta que finalizara mis deberes. Pasé una hora angustiosa, deseando tirar los ejercicios de matemáticas por la ventana, pero cuando al fin terminé y pude leer la aventura, sentí que había topado con algo prodigioso y verdaderamente original. Los años transcurridos desde entonces han corroborado esa impresión. ¿Qué hace tan especial El asunto Tornasol, para muchos la obra maestra de Hergé? De entrada, el comienzo atrapa en una sola viñeta todo el encanto y la poesía del cine mudo. El bueno de Silvestre Tornasol se aleja por un camino de tierra que serpentea entre los árboles de la apacible y lluviosa campiña belga. Camina de espaldas, con una maleta y un paraguas. Menudo y esmirriado, no esconde su parentesco con el vagabundo de Chaplin. 

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas