Queridos lectores, suspendemos las publicaciones, como en años anteriores, hasta el 5 de Septiembre. ¡Feliz Verano!

BRUCE CHATWIN. Anatomía de la inquietud

A Bruce Chatwin se le comprende bien como un resultado de la cultura británica, capaz de producir esos inquietos aventureros y exploradores que, desde Cook hasta Hillary, se llamaron Livingstone, Stanley, Speke, Grant, Burton o Lawrence, o esos viajeros curiosos como Sterne, Borrow, Stevenson o Brenan, que dejaron anotados sus vagabundeos y sus exilios en páginas tan hermosas como certeras. Además, Chatwin fue un viajero de ahora mismo, del último cuarto del siglo XX , y a su amplia y sólida formación literaria se debe añadir el equipaje de unas seguridades científicas, en lo biológico y en lo etnográfico, de que sus predecesores carecían. Esta cultura científica le permitió, al profundizar en asuntos casi secretos para la mayoría, conseguir una

Leer más »

TOMÁS ELOY MARTÍNEZ Santa Evita

Santa Evita sugiere dos naturalezas –un poco a la manera de algunos de esos libros que se venden con dos portadas, enfatizando su ambivalencia–, la del ensayo de historia y la de la novela. Uno empieza la lectura a la búsqueda de la biografía de Eva Perón, que se supone oculta y hasta enterrada bajo los espesos muros del mito. Y con esa idea transita por las primeras páginas conducido por una prosa de buen nervio que anuncia en seguida el ritornello que lo domina todo, ese sol líquido, según locución felicísima, que es el cuerpo embalsamado de Evita. Pero hay un capítulo temprano –luego habrá más– en el que el autor, Tomás Eloy Martínez, se confiesa como el novelista

Leer más »

El alcalde de Casterbridge

En un momento de esta novela, uno de los personajes dice: «Desde luego, hay unas fuerzas superiores que manejan nuestras vidas». El personaje no puede saber que tales «fuerzas superiores» provienen del puro designio del autor. Pues habrá pocas ficciones en que su autor juegue con tanto empecinamiento el papel de Dios omnipotente, dueño caprichoso del destino de sus criaturas mediante una peripecia llena de fatales sorpresas para los desdichados personajes que deben soportarlas. La novela se divide en 45 capítulos no muy extensos, cargados de incidencias que van enredando –nunca mejor dicho– la trama. En el arranque, Michael Henchard, un aparvador que va de camino, se emborracha en una taberna campestre, y subasta y vende a su mujer, Susan,

Leer más »

ANTONIO TABUCCHI. Sostiene Pereira

Más de una docena de ediciones en España. Incontables en Italia. Ni se sabe en Europa. He querido sinceramente sumarme a la fiesta y confieso que no he podido hacerlo. El vocablo sostener, que vale por reafirmar, tiene también el valor de un declarar enfático. Énfasis que se refuerza todavía más al evocar el mundo de los foros, en el que encuentra su mejor sentido: el fiscal sostiene su acusación o el acusado sostiene la versión propia contra la de otros en un careo, o también se sostiene algo contra viento y marea, que es lo que parece hacer Pereira página tras página desde la primera línea a la última, sostener lo que por naturaleza no precisa de tal sostén,

Leer más »

ROBERTO FAENZA. Sostiene Pereira

La controversia que suele provocar, incluso en el juicio de cada espectador, cualquier adaptación cinematográfica de una obra de ficción literaria, puede evitarse si, como es el caso, el comentarista ha visto la película y escribe sobre ella sin conocer todavía la novela. Así la novela desparece como referencia inexcusable y es la narración cinematográfica lo único que viene a ser considerado, evitándose esos prejuicios que suscita el discurso cinematográfico cuando es producto de una reconversión del lenguaje literario. La película Sostiene Pereira es un relato sobre la «toma de conciencia» de un personaje y su ulterior compromiso, tema que estuvo muy en boga a finales de los años cincuenta y principios de los sesenta. Creo que Il Generale della

Leer más »

JEAN-MARIE LACLAVETINE – Mañana la víspera

No hay novelista que no haya hablado alguna vez del tono, sobre todo a la hora de rellenar las primeras cuartillas de una novela, de las que no logrará pasar si previamente no cree haberlo encontrado. El tono, ahí es nada. ¿Pero qué es el tono y dónde se le encuentra? Ricardo Gullón decía que es como la nota que el concertino da en el violín antes de comenzar el concierto y a la que ha de ajustarse la orquesta. En la novela, añadía el maestro, un novelista invisible emite la señal que sugiere el tono. A partir de ese momento todo debe sonar en perfecto acorde (o con calculadas disonancias): triunfos y caídas, singularidades y monotonías, afirmaciones y balbuceos

Leer más »

Cine

No deja de ser paradójico que, cien años después del nacimiento del cine, la gran industria de los sueños proyectados haya recuperado con tanta asiduidad el territorio de los efectos especiales, que fueron el principal atractivo del invento cuando comenzó a explotarse como amenidad de barraca de feria. En la paradoja se incluirían también los últimos balbuceos del propio lenguaje del género, que después de una historia breve, pero admirable por el incesante hallazgo de nuevas fórmulas capaces de enriquecer y matizar el significado de la narrativa en imágenes, parece resignarse, cada vez más, a sujetar la atención del espectador por medio de una estética basada en el rápido encadenamiento de breves cuadros escalofriantes, sin que en la mirada del

Leer más »

UNA NUEVA TRAGEDIA AMERICANA

En mis años de estudiante universitario algunos sedicentes expertos distinguían entre maestros del cine y artesanos del cine, siendo normalmente estos últimos los que hacían mejores películas, de modo que, pasado el tiempo, algunos de aquellos maestros han quedado viejos y gastados, mientras que los artesanos han alcanzado categoría de clásicos. A primera vista estos hermanos Coen –Ethan, productor, Joel, director, y ambos guionistas– tienen por fuerza que ser artesanos, porque dudo mucho que a maestro alguno se le ocurra compartir la autoría de una película, como según se dice que ellos hacen. Compartir siempre ha sido cosa menestral, algo privativo de gentes de taller. Y éste debe de ser el caso. Los Coen son unos artesanos, bien que espléndidos,

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas