Del 11 al 17 de abril, la revista descansa por Semana Santa

TOMÁS DE MATTOS – La fragata de las máscaras

Tiene esta La fragata de las máscaras una primera muy estimable virtud al conseguir alargar el placer que la lectura de Benito Cereno, la novela de Melville, había provocado, lo que supongo habrá estado desde el primer momento en la motivación de su autor puesto que todo escritor no es otra cosa que un lector encelado que quisiera prolongar siempre un poco más la lectura que tanto le fascina. En ese sentido, el éxito de Tomás de Mattos es casi total –aunque haya que hablar de éxito más que de acierto–, porque su novela es tan dependiente de la obra de Melville que exige para su cabal disfrute y comprensión la lectura o relectura previa de aquélla. Pero Benito Cereno

Leer más »

Una cabeza de rape

Tomás Villegas es un ciudadano al que suponemos en la cuarentena y del que esperamos que esté bien situado en la escala social para que nos cuadre la vaga imagen que recibimos de él con las deducciones que vamos haciendo, un poco en el aire, a medida que avanza el relato. Un buen día, recibe un paquete en su despacho, un paquete envuelto en un papel de color azul que le trae el recuerdo fugaz de un encuentro apasionado y nocturno a orillas del Bósforo. Nada más ajeno a esa insinuación que la realidad: una vez abierto, el paquete contiene una asquerosa y maloliente cabeza de rape. No hay remitente. No hay sospecha de quién pueda haberlo enviado, pero, desde

Leer más »

El camino del tabaco

Hay novelas en que los aspectos estructurales tienen gran relevancia. En ellas se parte de un proyecto minucioso, que tiene en consideración la importancia formal de cada aspecto de la novela, el juego de las diferentes voces y puntos de vista y la necesidad del equilibrio y armonización del conjunto. Como señaló en su día Michel Butor, Ulysses, de James Joyce, está hecha al modo de una composición musical. Sin embargo, hay también novelas cuya realización no parece haber partido de un plan previo ni de una idea de conjunto. Es copiosa la biblioteca que ha originado el estudio de El Quijote desde la perspectiva de los aleatorios aportes narrativos, las interpolaciones gratuitas de la trama y hasta los titubeos

Leer más »

El lector

Borges, quien gustaba mucho de citar a Heráclito, decía que ni un río es continuamente el mismo río ni un lector el mismo lector. Y no es sino pura casualidad que este comentario a un libro, que se titula precisamente El lector (Anagrama), comience con una reflexión, más bien ligera y acaso vana, en torno a las circunstancias en que se produjo su lectura, a once mil kilómetros de altura sobre el océano Atlántico, en avión camino de Buenos Aires. Evidentemente Borges y Heráclito tienen razón. No es un mismo lector aquel que lee repantingado en una butaca del salón de casa que el que lo hace a más de ochocientos kilómetros por hora sobre el abismo, pues hay potencias

Leer más »

Urías y el rey David

Sería una simpleza atribuir a cierta renovación de la moda de la «novela histórica» el interés que algunos de nuestros jóvenes escritores están manifestando por asuntos que suceden en escenarios del pasado. Así se acude a la España del siglo XVI en La dulce ira, de Luis G. Martín, a los brumosos tiempos de la corte astur de Ramiro I, en Los clamores de la tierra, de Florencio Argüelles, o a la época del general Franco evocada en sus propias memorias, en Llegada para mí la hora del olvido, de Tomás Val. O a ciertos sucesos de un pasado mucho más remoto y legendario, en pasado bíblico, que sirven de motivo para Urías y el rey David, de Ignacio García-Valiño

Leer más »

Antología del cuento triste

Parece que el propósito de hacer esta antología nació de un estado de ánimo, que no es el que el lector pudiera en principio imaginar. Así lo cuentan los antólogos en el prólogo con una fórmula expresiva ocurrente, pues firmándolo los dos, Jacobs y Monterroso, unas veces es éste el que habla –dice, por ejemplo, Bárbara y yo–, y otras es ella. Cuentan, digo, que en una mañana soleada de Nueva York en que paseaban por la Madison Avenue un transeúnte les paró para decirles lo bueno que era para él ver gente alegre. Curiosamente, y por esa atracción mutua que tienen los opuestos, en el autobús que les llevaba al aeropuerto, Monterroso evocó libros que son de una tristeza

Leer más »

Columbus

La estructura narrativa de Columbus (Editorial Alfaguara) se sostiene en una confesión o declaración oral que, al hilo de un largo período de libaciones alcohólicas, va evocando, mientras se lo describe a un interlocutor silencioso, ciertos sucesos decisivos para la vida del propio narrador, un tal Luis Treviño, que tuvieron lugar muchos años antes, en un pasado con una referencia histórica concreta, íntimamente ligados a la invasión del pueblo norteamericano de Columbus por los guerrilleros de Pancho Villa el 9 de marzo de 1916. La originalidad de la novela estriba en la composición de esa voz, que por una parte cumple la función de la primera persona convencional –en el sentido de exponer la peripecia novelesca desde el conocimiento directo,

Leer más »

Últimas publicaciones

Reseñas