Repúblicas y bananas

por Francisco García Olmedo / Jaime Costa

La United Fruit Co.

Cuando sonó la trompeta
estuvo todo preparado en la tierra
y Jehová repartió el mundo
a Coca-Cola Inc., Anaconda,
Ford Motors y otras entidades.
La Compañía Frutera Inc.
se reservó lo más jugoso.
la costa central de mi tierra,
la dulce cintura de América
[...]

Pablo Neruda, Canto General

Hace dos semanas nos referimos a la caña de azúcar como cosecha de gran impacto en la historia geopolítica. De un modo similar, hoy volvemos a la banana como agente histórico. Uno de los mejores ejemplos que pueden elegirse para ilustrar algunas de las consecuencias sociales y políticas de la producción vegetal, es el de este fruto de la especie Musa paradisiaca, una herbácea tropical gigante que se caracteriza por unos falsos tallos formados por hojas e inflorescencias que se abren paso a través de las hojas. Se utilizan dos formas: la banana, que se consume en fresco y tiene una constitución genómica diploide (AA) o triploide (AAA), y el plátano (plantain), que se utiliza para cocinar y existe en diversas versiones genómicas (AB, ABB, AAB). Constituye el alimento básico en algunas regiones tropicales y es fruta que adorna las mesas en los países desarrollados.

Esta especie fue domesticada y cultivada en la Antigüedad en el Sureste Asiático, donde se seleccionaron tipos sin semillas. Ya Teofrasto había oído hablar de ella, aunque no fue introducida en el Mediterráneo hasta el siglo VII d. C. Previamente, hacia el siglo I, había sido llevada a África (Uganda). Se establecieron pronto en el Nuevo Mundo, pero hasta 1870 no se introducen en el noreste de Estados Unidos, una circunstancia que resultaría crucial para la historia posterior. La popularidad que rápidamente alcanzó el fruto llevó a la creación de la United Fruit Company por parte de avispados empresarios estadounidenses, que pronto se hicieron con el control de la producción y comercio del producto. Fue la primera fruta que se recolectó en verde, se transportó a larga distancia y se maduró en destino mediante una breve exposición a la hormona de la maduración, el etileno, un gas fácilmente disponible.

La United Fruit Company entró a saco en Centroamérica, inventando una nueva modalidad de colonialismo comercial de características siniestras. Basado en la manipulación política, el abuso de la mano de obra nativa y el desprecio de las condiciones de vida de la población en los países sojuzgados, este poder colonial se basó en el fomento de la corrupción y la avaricia y en una gestión despótica por persona interpuesta ‒el dictador de turno‒, papel para el que nunca han faltado candidatos. Las repúblicas bananeras mesoamericanas cubrieron una negra etapa de buena parte de un continente, y las guerras bananeras que se libraron a lo largo de esa etapa prosiguen en la actualidad por otros medios, pero con parecida crudeza, en las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio.

* Francisco García Olmedo es redactor y voz narradora del blog. Jaime Costa colabora en la prospección y documentación de los temas.

31/10/2017

 
COMENTARIOS

M.Martin 01/11/17 18:45
Esta claro que en cuanto se meten los políticos y a dinero por medio todo termina en corrupción y avaricia y siempre salen perjudicados los trabajadores.

Julian David Malo 01/10/18 06:20
muy buena explicación de estas multinacionales me gustaría recordar una de las masacres mas insólitas en mi país Colombia que acabo con la vida de colombianos trabajadores La masacre de las bananeras fue un hecho histórico colombiano, que se dio en el año 1928 en ciénaga. Este episodio consistió en la masacre de aproximadamente 1000 trabajadores de la United Fruit Company por parte de las fuerzas armadas de Colombia. En 1928, los trabajadores de dicha compañía se rebelaron contra esta debido a la explotación de sus empleados por la falta de legislación laboral en el país. Tras más de un mes de huelga, fue establecido que el gobernador de magdalena asistiría a una junta con los manifestantes con el fin de llegar un acuerdo. El supuesto encuentro se llevaría a cabo en la estación del tren de ciénaga. Los huelguistas asistieron puntuales mientras que el gobernador no se presentó razón por la cual, las fuerzas armadas ordenaron desalojar la estación. Era de suponer que los protestantes se rehusarían consiguiendo así, que se abriera fuego contra ellos. El índice de muertos estimado fue de 1000 trabajadores aunque se cree que el número real fue mayor estas compañias re dedicaron a explatar a los trabajadores lo que los llevo a estas huelgas.

ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
3 + 3  =  
ENVIAR
 
 

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
Revista de libros en Papel 199
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Más información ACEPTAR