Agosto 2020
Revista de Libros
REVISTA DE LIBROS DESCANSARÁ POR VACACIONES HASTA EL MES DE SEPTIEMBRE
ARTÍCULO

Roger AX

 

Roger AX es un extraterrestre del planeta Q-3 que realiza un viaje de estudios a nuestro planeta. Su medida diferente del paso del tiempo y su capacidad de moverse a sus anchas, tanto en ese tiempo como en el espacio, le permiten hacer un recorrido por la historia de la humanidad desde el neolítico hasta nuestros días. Por el camino nos irá contando detalles de la vida privada de cada época, pinceladas de la intrahistoria a modo de aventuras, sólo que con personajes y hechos reales. Así, Roger AX, testigo privilegiado de esa historia, se irá transformando sucesivamente en coinventor de la rueda con los sumerios, escriba en Egipto, jurista en Babilonia, ingeniero de las legiones de César, enfermero en Al-Andalus o vendedor de enciclopedias en la Revolución francesa. En principio la idea podría resultar interesante: ofrecer una imagen desenfadada de la historia, que el lector obtenga una visión de conjunto, liberada de la aridez que suele ir asociada a esta materia en el programa escolar.

Pero las buenas intenciones en este caso se quedan en eso, ya que este resumen, a modo de «Érase una vez el hombre...», quiere ser divertido, como indica en el título, y esa diversión se busca constantemente por medio del lenguaje forzado hasta la extenuación. Lo que quiere ser efecto humorístico se transforma en cargante sucesión de expresiones jergales, que en vez de amenizar la narración, la entorpecen. Son constantes expresiones del tipo: «chungo», «tócame las antenas, melenas», «por todo el papo», «era un potrudo», «se tenían tirria», «era un rollo cebollo», «me entraba el canguis», «me las piré», «molaba un montón», etc. En el colmo de su intento desesperado de ser gracioso es capaz de traducir el famoso «Veni, vidi, vinci» por «Llegué, eché un visual y gané en un pis pas» o de dar no una, sino dos buenas razones para justificar un apodo: «Juan Velillas no se apellidaba Velillas. Lo llamábamos así por lo bien que se subía a las velas y porque de la nariz solían colgarle unos mocarros que parecían velas de alumbrar iglesias». Y esto no es que vaya contra lo «políticamente correcto», sino que sencillamente es un insulto a la inteligencia de los jóvenes lectores, a los que intenta ganarse con ese lenguaje y esos chistes tontos.

En fin, un libro en el que las ramas no dejan ver el bosque y lo que es claridad en cuanto a selección de contenidos y visión de conjunto se ve truncado y entorpecido por el abuso de ese lenguaje gracioso.

01/09/1997

 
COMENTARIOS

Juan Carlos 30/10/19 13:35
Publiquen su descripción física y psicológica , para ayudarme a hacer una tarea

ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
9 - 6  =  
ENVIAR
 
 
OTROS ENSAYOS DE LOLA VELASCO
RESEÑAS

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


ENSAYOS ANTERIORES
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Apoyan a RDL

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Más información ACEPTAR