Rdl
Mostrar imágenes
Artículo
Repúblicas y bananas
Francisco García Olmedo / Jaime Costa
31/10/17

La United Fruit Co.

Cuando sonó la trompeta
estuvo todo preparado en la tierra
y Jehová repartió el mundo
a Coca-Cola Inc., Anaconda,
Ford Motors y otras entidades.
La Compañía Frutera Inc.
se reservó lo más jugoso.
la costa central de mi tierra,
la dulce cintura de América
[...]

Pablo Neruda, Canto General

Hace dos semanas nos referimos a la caña de azúcar como cosecha de gran impacto en la historia geopolítica. De un modo similar, hoy volvemos a la banana como agente histórico. Uno de los mejores ejemplos que pueden elegirse para ilustrar algunas de las consecuencias sociales y políticas de la producción vegetal, es el de este fruto de la especie Musa paradisiaca, una herbácea tropical gigante que se caracteriza por unos falsos tallos formados por hojas e inflorescencias que se abren paso a través de las hojas. Se utilizan dos formas: la banana, que se consume en fresco y tiene una constitución genómica diploide (AA) o triploide (AAA), y el plátano (plantain), que se utiliza para cocinar y existe en diversas versiones genómicas (AB, ABB, AAB). Constituye el alimento básico en algunas regiones tropicales y es fruta que adorna las mesas en los países desarrollados.

Esta especie fue domesticada y cultivada en la Antigüedad en el Sureste Asiático, donde se seleccionaron tipos sin semillas. Ya Teofrasto había oído hablar de ella, aunque no fue introducida en el Mediterráneo hasta el siglo VII d. C. Previamente, hacia el siglo I, había sido llevada a África (Uganda). Se establecieron pronto en el Nuevo Mundo, pero hasta 1870 no se introducen en el noreste de Estados Unidos, una circunstancia que resultaría crucial para la historia posterior. La popularidad que rápidamente alcanzó el fruto llevó a la creación de la United Fruit Company por parte de avispados empresarios estadounidenses, que pronto se hicieron con el control de la producción y comercio del producto. Fue la primera fruta que se recolectó en verde, se transportó a larga distancia y se maduró en destino mediante una breve exposición a la hormona de la maduración, el etileno, un gas fácilmente disponible.

La United Fruit Company entró a saco en Centroamérica, inventando una nueva modalidad de colonialismo comercial de características siniestras. Basado en la manipulación política, el abuso de la mano de obra nativa y el desprecio de las condiciones de vida de la población en los países sojuzgados, este poder colonial se basó en el fomento de la corrupción y la avaricia y en una gestión despótica por persona interpuesta ‒el dictador de turno‒, papel para el que nunca han faltado candidatos. Las repúblicas bananeras mesoamericanas cubrieron una negra etapa de buena parte de un continente, y las guerras bananeras que se libraron a lo largo de esa etapa prosiguen en la actualidad por otros medios, pero con parecida crudeza, en las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio.

* Francisco García Olmedo es redactor y voz narradora del blog. Jaime Costa colabora en la prospección y documentación de los temas.


rdl