Felipe VI con el Estado de derecho

por Rafael Narbona

El discurso de Felipe VI no ha defraudado a quienes aún creen en España como nación y en la democracia como sistema de gobierno. El rey se ha limitado a constatar lo evidente: la «deslealtad inadmisible» de la Generalitat, la flagrante violación de la legalidad vigente, el ataque contra la armonía y la convivencia, la apropiación ilegítima de las instituciones. Los independentistas, con un absoluto desprecio por el resto de la sociedad española, han ejecutado un golpe de Estado que atenta contra la libertad, la paz y la estabilidad. El Gobierno no tiene otra alternativa que adoptar las medidas necesarias para restaurar el orden constitucional, el imperio de la ley y el normal funcionamiento de las instituciones: «Son momentos difíciles, pero los superaremos. Son momentos muy complejos, pero saldremos adelante», ha afirmado el Rey, intentando transmitir esperanza y serenidad.Se ha dicho que el rey no ha ofrecido diálogo, que su discurso es una incitación a la guerra, que sólo ha arrojado gasolina al conflicto. Estas objeciones carecen de fundamento, pues ya no hay margen para la negociación. Las turbas que se han apoderado de las calles, hostigando a las fuerzas y cuerpos de seguridad y a los políticos de signo contrario, no aceptarán ninguna alternativa que no sea la independencia. Lo único que podría negociarse son las condiciones de la separación, lo cual significaría ceder al chantaje y a la violencia. Quienes defienden la ley y la unidad de España tienen un miedo absurdo a ser tildados de «fachas». De nuevo circulan las consignas que sembraron el terror en la retaguardia republicana durante nuestra desdichada contienda civil. Todo el que no está con ellos es un «fascista» y sólo merece ser acosado, vituperado, marginado y silenciado. Antoine de Saint-Exupéry visitó Barcelona y Lérida en agosto de 1936 y comprobó con sus propios ojos cómo se aplicaba esta fórmula en un contexto de guerra: «Aquí se fusila como quien tala árboles [...]. Con cal o con petróleo queman a los muertos como abono para los campos. No hay ningún respeto hacia el hombre». En un pueblo de montaña, las milicias populares hablan con el escritor y admiten que han fusilado a diecisiete personas: «Al cura, a la criada del cura, al sacristán y a catorce notables del pueblo». Saint-Exupéry también menciona la represión en el otro bando, lamentando que unos y otros hayan «acorralado las conciencias como si fuera una enfermedad». No estamos en un contexto de guerra, pero sí en un momento prebélico donde se tiende a deshumanizar al adversario. Los independentistas no ocultan su odio a lo español, y los españoles, perplejos por los agravios, comienzan a perder la paciencia. El desgraciado y muy minoritario «¡A por ellos!» podría sumar adeptos en un futuro cercano, cuando el cúmulo de ofensas adquiera una dimensión insoportable.

El comportamiento del PSOE no puede ser más deplorable. Pedir la reprobación de Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, por las cargas policiales sólo es un ejercicio de oportunismo inspirado por el deseo de complacer a Unidos Podemos, cuyo objetivo ya ha quedado claro: desmantelar la nación española, liquidar quinientos años de historia e instaurar el socialismo bolivariano que tanto sufrimiento está causando en Venezuela. Afortunadamente, han surgido voces críticas dentro de las filas de la socialdemocracia, recordando que no se negoció con el coronel Tejero y advirtiendo que en Cataluña se vive «una situación prefascista». No es una exageración. Puigdemont no esconde sus intenciones: «Les damos miedo y más miedo les daremos». Esas palabras serían previsibles en un terrorista, pero resultan inadmisibles en un cargo público. El Estado de derecho se enfrenta a una rebelión que podría desembocar en la balcanización, con España dividida en varios cantones de dudosa viabilidad política y económica. Pienso que se trata de una amenaza mucho más grave que el 23-F, pues entonces los sublevados no contaban con unas masas instruidas para ocupar las calles y apoyar su desafío. La sedición de los Mossos, planificada y alevosa, agrava aún más el problema, pues no puede descartarse que actúen como una fuerza paramilitar si se suspende la autonomía y se recurre al artículo 8 de la Constitución. No es una medida deseable, pero el Estado de derecho ha desaparecido en Cataluña y ya se han agotado los recursos judiciales y policiales. Los independentistas son los dueños de las calles. Barcelona ya no parece una ciudad europea, sino un enclave tercermundista, con una multitud ciega y furiosa, imponiendo su fuerza con la vergonzosa complicidad de las autoridades locales.

El discurso del rey representa un llamamiento a la realidad, con grandes dosis de valentía. Ya no hay otro camino que aplicar la ley. Con todas las consecuencias. Sin complejos, ni vacilaciones. La fuerza legítima del Estado es la última línea defensiva de una democracia amenazada. En estos casos, como escribió José Ortega y Gasset en España invertebrada (1922), «la fuerza de las armas no es fuerza bruta, sino fuerza espiritual». Podríamos sustituir «fuerza espiritual» por «civilización» sin alterar el sentido de la frase. Sin una fuerza legítima y efectiva, con los recursos necesarios para garantizar los derechos y las libertades de los ciudadanos, desaparece la civilización, la racionalidad, la sensatez. Los ciudadanos que creen en el Estado de derecho deberían prepararse para apoyar a esa «hueste ejemplar» –por utilizar las palabras de Ortega‒ que cada vez parece más inevitable movilizar. No es una perspectiva alegre, pero sería mucho más lúgubre que un nacionalismo intolerante y excluyente convirtiera en extranjeros a ciudadanos españoles. Las multitudes que han tomado Barcelona repiten desafiantes: «Nosotros somos catalanes. Ellos no saben lo que son». Y no les falta razón. Una izquierda demagógica e irresponsable ha fomentado el desprecio a España durante generaciones. No es algo reciente. Ese clima ya existía en los años ochenta. Yo lo viví como estudiante universitario en Madrid y asimilé ese discurso, que recobró bríos con el 15-M. Mi viaje a Siracusa empezó hace tres años, cuando rompí definitivamente con esa ideología, lo cual no me convierte en «fascista», sino en un verdadero demócrata y un español orgulloso de su historia y sus grandes aportaciones en el terreno de la cultura. Lo que caracteriza al fanático, según Winston Churchill, es su incapacidad para cambiar de opinión. Sólo un necio sería leal a sus equivocaciones. Eso sí, al mirar hacia atrás y recordar algunas compañías, me viene a la cabeza una frase de Gregorio Marañón: «Y aún es mayor mi dolor por haber sido amigo de tales escarabajos».

06/10/2017

 
COMENTARIOS

Jose Bellver 09/10/17 08:25
"Soledades altivas, coronas derribadas,
Libertades memorables, manto de juventudes;
Quien insulta esos frutos, tinieblas en la lengua,
Es vil como un rey, como sombra de rey
Arrastrándose a los pies de la tierra
Para conseguir un trozo de vida.

No sabía los límites impuestos,
Límites de metal o papel,
Ya que el azar le hizo abrir los ojos bajo una luz tan alta,
Adonde no llegan realidades vacías,
Leyes hediondas, códigos, ratas de paisajes derruidos. "

Elena Escudero 11/10/17 10:16
La desvergüenza del autor de esta "irreflexión" digna de Paco Marhuenda o Eduardo Inda, deja clara la posición de este intelectual plegado al neofranquismo.

Fermin 11/10/17 16:54
Excelente artículo, valiente, razonable y razonado. Lástima de comentarios que solamente pretender insultar a quien no opina como ellos. Gracias Rafael

Tejerazo 12/10/17 03:30
Le queda muy el tricornio, Sargento Narbona. ¡A por ellos!

Rafael Narbona Monteagudo 12/10/17 12:55
Estimada Elena, Estimado Tejerazo (¿se llama realmente así?):

Soy tan franquista que me hice objetor de conciencia, pues preferí servir a mi país con tareas de carácter humanitario y no con las armas, si bien el ejército tiene todos mis respetos.

Estimado Fermín. Gracias por su apoyo y amabilidad. Un abrazo.

Anatema 12/10/17 15:23
Gracias por tus textos. Estoy empezando a sentir algo similar a lo que comentas: casi todos mis amigos son "de izquierdas" (o así se declaran, yo también lo hacía) y desde hace algún tiempo tildan de nazi a cualquiera que ose ignorar la propaganda y los eslóganes impuestos.

La mera insinuación de que los independentistas tienen la mayor parte de culpa en lo que está pasando o que te atrevas a cuestionar la actitud de "la izquierda" (lo pongo siempre entre comillas porque había crecido pensando que ser de izquierdas es otra cosa y no lo que estamos viendo) en este conflicto te convierte en un facha de los de brazo en alto.

Incluso tengo la sensación de que el mero hecho de pensar se convierte en alguien molesto; estamos llegando a un punto en el que cualquier persona con haber leído cuatro titulares, tres mensajes en redes sociales y las declaraciones del político de turno sin cuestionarlas lo más mínimo se siente capaz de insultarte y mandarte callar por muy bienintencionado, sesudo y trabajado que sea tu análisis

un saludo

Jose Mercader 12/10/17 19:36
Excelente articulo, lástima que algunos comentarios no estén a la altura de lo que, sin mas razon ni argumento, pretenden atribuir a las ideas expuestas del Sr. Narbona.
La verdad, resultan cansinos y aburridos. Leo este blog con el afan de aprender y contrastar mi propias opiniones y conocimientos, pero estos personajes no aportan mas que descalificaciones y adjetivaciones gratuitas.. ¡Con lo que agradeceria una buena contraargumentacion... Es obvio, bien que no la hay, bien que no son los interlocutores adecuados, o ambas cosas, aún así ellos quedan retratados como auténticos iluminados, esto ultimo siendo equidistante.
Un saludo y buen viaje a Siracusa.

Carlos Campos 14/10/17 01:54
Muchas gracias, señor Narbona, por su artículo. Lo comparto plenamente. Respecto a sus críticos, aunque seguro que ya lo sabe usted, le recuerdo que lo único que merece respeto son las personas; las opiniones de los que lo critican no son nada más que gilipolleces, y no deberíamos tener reparo alguno en hacérselo saber. Yo, al menos, ya le he perdido el respeto al lenguaje políticamente correcto, así que, pues sí, lo normal es que los gilipollas (con todo el respeto para ellos) digan gilipolleces. Yo también llevo cuarenta y algunos años creyendo en la "izquierda", pero comienzo a caerme del guindo estrepitosamente. A ver cuanto dura la caída. Un saludo afectuoso desde las islas Canarias. Y muy bien por don Felipe.

ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
7 - 5  =  
ENVIAR
 
 

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
Descarge el índice de contenidos del nº 192
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL