Rosa Montero disparata sobre el gluten y la homeopatía

por Francisco García Olmedo / Jaime Costa

Rosa Montero, cuyas magníficas entrevistas de antaño recuerdo y cuyas novelas de gran difusión respeto, acaba de publicar en el suplemento dominical del diario El País un desafortunado artículo en el que tergiversa la labor del agrónomo Norman Borlaug, caricaturiza a la investigación científica y defiende la homeopatía. No puedo menos que apresurarme a puntualizar los aspectos más disparatados del citado artículo, aunque sólo sea porque Borlaug, quien salvó del hambre de forma totalmente altruista a más de mil millones de seres humanos y fue galardonado con el Nobel de la Paz, merece un gran respeto póstumo.

1. En contra de lo afirmado por Montero, ninguna de las variedades de la Revolución Verde fue transgénica, ya que esta tecnología no se puso en práctica hasta décadas después de dicha revolución.

2. Tampoco Borlaug se ocupó de la mejora del arroz, sino que tuvo su mayor éxito en la del trigo.

3. Si hubiera producido trigos transgénicos, tampoco éstos tenían por qué tener modificado el gluten.

4. Ni siquiera en la actualidad hay una sola variedad de trigo transgénico en el mercado. Siendo así, tampoco puede haber gluten transgénico.

5. El gluten de las numerosas variedades de trigo obtenidas por el citado investigador no fue objeto de modificación genética y las variedades de la Revolución Verde sólo presentan combinaciones del gluten de las variedades a partir de las cuales fueron obtenidas. Quien sea sensible al gluten de las nuevas variedades lo será también al de las que las precedieron y al de las ancestrales, incluida la que ella llama espelta o kamut. La hipótesis de que Borlaug modificó algo en sus variedades que las hizo perjudiciales para el ser humano es delirante.

Rosa confiesa tener cuatro tornillos en la columna vertebral y se muestra convencida de que las molestias que éstos le ocasionaban han desaparecido porque ha dejado de consumir gluten. No se le ha ocurrido pensar que su intolerancia se deba al material de que están hechos esos tornillos, recurriendo a la invención de una causa evanescente. Pudiera ser que ella tuviera una cierta intolerancia al gluten y su médico podría investigarla, aunque no creo que Montero estuviera dispuesta a consumir el mismo pan de antes para ver si le volvían los problemas. Ese experimento sólo aclararía su caso. Para probar el caso general, sería necesario realizar un ensayo clínico con un número suficiente de pacientes como para que los resultados sean estadísticamente significativos. Su médico podría llevarlo a cabo con fondos públicos, sin necesidad de recurrir a las multinacionales. En cualquier caso, me alegro de que la autora se haya adaptado por fin a sus tornillos, sea por la causa que sea.

En contra de lo que también afirma Montero, y muy afortunadamente, no existe esa «terrible dependencia de nuestro conocimiento de unos estudios supuestamente científicos que están orientados hacia el beneficio de las grandes empresas». Hay muchísima más investigación fuera del ámbito de estas empresas que dentro de él. Por supuesto, no hay estudios sobre le «gluten transgénico» sencillamente porque, como ya hemos dicho, no existe tal gluten y, en consecuencia, no puede interesarse nadie por él. El gluten normal sí que llevamos varias décadas estudiándolo en muchos laboratorios. Estos estudios han contribuido a esclarecer y diagnosticar mejor la enfermedad celiaca, una intolerancia a dicho complejo proteico que sólo afecta a ciertos individuos. Además, el profesor Francisco Barro, en la Universidad de Córdoba, ha desarrollado por transgénesis un trigo bajo en gluten cuya comercialización está bloqueada por la sinrazón de personas como Rosa Montero. Suprimir el pan de la dieta de los individuos que no padecen intolerancia es potencialmente perjudicial.

El delirio anticientífico de Montero le lleva incluso al extremo de realizar una defensa falaz de la homeopatía. Esta carece de fundamento racional y empírico; no sólo es una práctica acientífica, sino que es anticientífica en la medida en que su adopción no sólo puede perjudicar a quien se acoge a ella, sino también al resto de la población. Afirma que es medicina barata pero, como dice mi amigo José Miguel Mulet, en realidad lo que venden los homeópatas es agua muy cara. En la entrada anterior de este blog aludía a la reciente muerte de un niño al que sus padres negaron el eficaz tratamiento médico y lo trataron homeopáticamente. Además, si no tratas eficazmente una infección epidémica, y la intentas frenar homeopáticamente, pones en riesgo a toda la población. La homeopatía no es, por tanto, ni beneficiosa ni inocua, como pretende Montero, y debe ser enérgicamente combatida. No vale ese insidioso argumento de que quienes tal opinamos formamos parte de una conspiración farmacéutica global.

He criticado en mi anterior blog las malas prácticas de las multinacionales farmacéuticas, con sus inaceptables enjuagues económicos, aunque no con los argumentos sumarios de nuestra novelista. Lo que ha hecho ésta con Norman Borlaug y el pensamiento científico equivale a que yo dijera que sus novelas son pura «basura-best-seller» sin haberlas leído, pero mi indignación no me lleva a tal dislate. Sí digo, sin embargo, que su artículo no está a la altura de la responsabilidad que debe demandarse a una figura de su dimensión pública.

* Francisco García Olmedo es redactor y voz narradora del blog. Jaime Costa colabora en la prospección y documentación de los temas.

13/06/2017

 
COMENTARIOS

José Luis Charcán 14/06/17 18:26
Sigo con cierta regularidad e interés las entradas de este blog científico escrito por científicos (la redundancia no es ociosa). Me gustan sobre todo los artículos como éste en el que ponen en su sitio a gente que, por tener predicamento (ya sea literario como en este caso) o periodístico (como en el de Mercedes Milá), pueden hacer mucho daño con sus opiniones basadas en datos erróneos. Hasta aquí no tengo nada que objetar, pero sería beneficioso tanto para ustedes, divulgadores científicos, como para todos aquellos, demasiados, periodistas y gente de a pie que utilizasen correctamente el termino "proteico". El gluten no es un "complejo proteico" sino "proteínico", ya que "proteínico" es aquello que hace referencia a las proteínas, mientras que "proteico" se refiere al dios griego Proteo, que era un viejo malsín y cabrón que, con su propiedad de cambiar de forma, llevaba a los humanos a desagradables situaciones.
Un saludo.

M.Martin 14/06/17 16:19
Por qué se meterá a opinar sin tener ni idea y a meterse desairadamente con Norman Borlaug que fue un excelente científico y una excelente persona.

Domingo Luis Yanes 14/06/17 18:44
Dejando polémicas aparte, sería deseable que la ciencia y la sociedad se enterara e investigara porque tantas personas, sin llegar a ser celiacos, presentan diversos grados de intolerancias al gluten . Y por qué a tantas personas les funciona tan bien la homeopatía y le sientan tan mal los medicamentos alopaticos. Quizás es que el dinero de las investigaciones solo proviene de la industria, y no está interesada.

Víctor F. Sparti 14/06/17 21:56
Continuar la obcecada negación de la homeopatía con fundamentos que se parecen al perro queriendo morderse la cola es, como mínimo, poco serio. Podríamos mejor ilustrarnos sobre el particular con, por ejemplo, "Descubren nanopartículas en diluciones homeopáticas ..." publicado en https://www.dsalud.com/reportaje/descubren-nanoparticulas-en-las-diluciones-homeopaticas-cuya-presencia-explicaria-la-eficacia-de-la-homeopatia/. Y no es el único escrito, abundan; simplemente hay que ocuparse de buscarlos y, lógicamente, leerlos analíticamente.

Antonio 15/06/17 17:19
La ciencia tiene unas necesidades de financiación que sufragan las empresas, baste ver las últimas reformas universitarias para observar la creciente influencia de las segundas. A partir de ahí, la vieja máxima "competition is a sin" explica el tono de este artículo, encargado de desacreditar por enésima vez, no ya a la escritora, sino sobre todo a la homeopatía.
Le homeopatía no es ninguna obligación. Es un recurso más, que si se aplica siguiendo el mero sentido común, resulta muy beneficioso.

ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
7 - 5  =  
ENVIAR
 
 

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
Descarge el índice de contenidos del nº 192
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL