Un post muy breve sólo para decir...

por Andrés Ibáñez

...que he visto Birdman, de Alejandro González Iñárritu, me lo he pasado bien, me ha parecido una gran película pero me ha parecido, al mismo tiempo, de una pasmosa ingenuidad. Por no usar una palabra más fuerte.

La idea de que los cuentos de Raymond Carver son la verdadera literatura y el arte auténtico y verdadero, y que la ciencia ficción es una estupidez para descerebrados, es un disparate tan inmenso que no merecería la pena ni comentarlo. Sólo puede pensar tal cosa una persona que

a) no haya leído jamás a Raymond Carver

b) no haya visto ni leído jamás ciencia ficción

Los cuentos de Carver no están mal, me gustan, aunque confieso no comprender la pasión abrasadora que suscitan en tantos lectores. En la película, el protagonista está montando una versión teatral del cuento «De qué hablamos cuando hablamos de amor», y el hecho curioso es que, cuando vemos a los actores recitando las líneas del cuento de Carver, el resultado es desastroso. El cuento, leído, es bastante tontón, pero montado en un teatro resulta completamente ridículo. A la salida del cine hubo una pequeña discusión entre mis amigos: algunos pensaban que la intención del director era, precisamente, reírse de Carver o, más bien, de todos los que consideran esas vaciedades pseudoexistencialistas como Gran Literatura. Porque lo cierto es que, en la película, la escena de los amigos que hablan de amor parece una chorrada suprema. Pero es evidente que la intención de Iñárritu no era la de ridiculizar a Carver y los carveristas, sino todo lo contrario. Él mismo declara que Carver es su autor favorito. ¿Habrá leído a otros?

La película está maravillosamente contada e interpretada. Es una fiesta de cine, porque Iñárritu, a pesar de los disparates que piensa, y que parecerían corresponder a un hombre muy, muy mayor, es un gran director.

Mi escena favorita es esa en la que Michael Keaton, que ha protagonizado la serie de ciencia ficción Birdman y ahora quiere rehacer su imagen y convertirse en un actor «de verdad» montando una obra en Broadway, se acerca al borde de un edificio y se lanza al vacío, suponemos que para suicidarse... y echa a volar sobre los edificios de Manhattan.

Es otra de sus muchas fantasías, por supuesto, pero también la escena más conmovedora y lírica de la película. Y es de ciencia ficción.
 

06/03/2015

 
ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
3 + 3  =  
ENVIAR
 
 

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
Revista de libros - número papel 191
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL