Todavía las vitaminas

por Francisco García Olmedo

Parece mentira que, un siglo después de que el bioquímico polaco Casimir Funk acuñara el término «vitamina», aminas de la vida, sigamos enredados en una controversia respecto a si es conveniente o no consumir suplementos vitamínicos. El sonoro término fue afortunado, en cuanto prendió enseguida en la imaginación popular, e inapropiado porque la mayoría de las moléculas así designadas no son aminas. Las vitaminas son piezas o precursores de pieza esenciales para el funcionamiento del organismo humano que éste es incapaz de fabricar. En la medida que estas piezas se degradan o se eliminan deben ser aportadas por la dieta como componentes de los alimentos. El déficit de una vitamina genera la correspondiente enfermedad carencial, como, por ejemplo, el escorbuto, en el caso de la vitamina C o ácido ascórbico, o el beri beri, cuando la carencia es de vitamina B1 o tiamina.

En principio, una aportación vitamínica por encima de la tasa de reemplazo no ejerce efecto alguno sobre el organismo humano, o incluso puede tener un efecto adverso en determinados casos. La moda ortoréxica de consumir ad libitum pastillas de complejos vitamínicos, cuyos envases ocupan un lugar preeminente en la mesa del desayuno, es por completo cuestionable y puede conducir a abusos peligrosos. Las vitaminas no mejoran la salud, salvo cuando existe una carencia producida por una dieta sesgada o por alguna situación patológica. Una dieta variada aporta normalmente todas las vitaminas que necesitamos. Está claro que es en situaciones clínicamente determinadas cuando se justifica la prescripción de un suplemento vitamínico, y en esto no hay discusión. En cambio, sí sigue habiéndola en relación con las carencias subclínicas, situaciones en las que se producen ciertos déficits que no son tan extremos como para producir síntomas obvios de carencia.

En 1753, James Lind, un galés que era médico de la Armada británica, publicó un tratado sobre el escorbuto en el que se incluía el que podría considerarse como primer ensayo clínico de la historia: la demostración de que el escorbuto podía revertirse mediante el consumo de cítricos, frutos que hoy sabemos que contienen vitamina C. Al padecer escorbuto la mayoría de los tripulantes de su barco, los dividió en grupos de dos y durante un tiempo asignó distintos alimentos a cada grupo: la pareja a la que le tocó el zumo de lima se recuperó rápidamente y la tripulación entera fue salvada de un destino trágico. De ahí que pronto, a partir de ese momento, llamaran limeys a los marinos de guerra británicos, que empezaron a llevar siempre limas como parte de su dieta. Desgraciadamente, los ensayos para determinar las carencias vitamínicas subclínicas no son así de sencillos, ya que, en vez de grupos de dos, hay que formar grupos de miles para poder observar los efectos en cuestión, y los datos han de recibir, además, un tratamiento estadístico apropiado. De aquí surge la actual controversia.

El año pasado, investigadores de la Universidad Johns Hopkins y de otras instituciones publicaron un editorial en la revista Annals of Internal Medicine en el que recomendaban rotundamente al público norteamericano que no siguieran despilfarrando el dinero en suplementos vitamínicos, ya que en los países prósperos no hay apenas carencias subclínicas. Este editorial fue criticado inmediatamente por reputados colegas de los autores. En una revisión reciente, aparecida en Nature, Melinda Wenner Moyer examina la espinosa cuestión y concluye que, si bien por cada estudio que da con una respuesta positiva a una vitamina en la población, siempre hay otro que no la encuentra. Tras un examen minucioso de los informes negativos, observa y señala en muchos de ellos defectos en el diseño experimental que pueden justificar los resultados que obtienen. Parece que, para alegría de la farmaindustria, el veredicto negativo contra los suplementos vitamínicos no es todavía firme.

Dicho lo anterior, confieso que yo no los tomo si no me los receta un médico en quien confíe: los excesos de vitaminas hidrosolubles se limitan a encarecer la orina y los de las liposolubles pueden causar diversas patologías. Unas y otras dañan al bolsillo.

04/11/2014

 
COMENTARIOS

Antonio Ramos 04/11/14 22:41
El problema radica en que quienes vivimos en grandes ciudades nos vemos obligados a consumir alimentos de muy mala calidad. Carnes, pescados, hortalizas, lácteos, incluso el agua que bebemos, son productos industriales que distan mucho de aportar al organismo lo que deberían. En consecuencia, se hace necesario recurrir a suplementos, ya se vitamínicos, de minerales, etc. La forma más adecuada de hacerlo, por supuesto, es bajo la supervisión de un médico y siguiendo una pauta personalizada.

JAVIER GOMEZ VALLECILLO 05/11/14 18:44
Cierto, suscribo la idea principal. El consumo desmedido, sin control y por pura moda, se ha extendido entre los practicantes de muchos deportes. Se confunde adecuada hidratación y alimentación, con supervitaminosis, e introducen sin desden, todo tipo de complementos vitaminicos y energéticos, en mi oplinión, absolutamente innecesarios. Claro que destras las marcas de todo tipo, que hacen de esta sobrealimentación su negocio, incluso sometiendo la venta de productos a descuentos importantes que llaman PATROCINIO DEPORTIVO.

Enrique Merino 09/11/14 05:50
Linus Pauling obtuvo dos premios Nobel, en química y el de la paz, pero su impacto en el asunto de las vitaminas es todo menos loable. Pauling es el principal responsable de la extendida y errónea creencia que altas dosis de vitamina C son efectivas en combatir el resfriado, el cáncer, y otras enfermedades. En 1973 fundó el Linus Pauling Institute of Science and Medicine, dedicado a la medicina "orthomolecular," basada simplemente en tomar altas dosis de vitamina C. Durante años el donante principal del Instituto fue Hoffmann-La Roche, el gigante farmacéutico que fabrica la mayoría de la vitamina C de todo el mundo. Al estar pagado por Hoffmann-La Roche, Pauling rechazó la validez de los muchos estudios clínicos realizados demostrando que dosis enormes de vitamina C no protegen ni del resfriado ni del cáncer. Los detalles de estos estudios están en:
http://www.quackwatch.com/01QuackeryRelatedTopics/pauling.html

Manuela Martin 11/11/14 10:50
Creo que la lucha contra las vitaminas está tan perdida como la de los famosos transgénicos..
No obstante siempre habrá alguien que se convenza que el consumo solo es bueno para las industrias fabricantes.

ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
7 - 5  =  
ENVIAR
 
 

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
Descarge el índice de contenidos del nº 192
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL