ARTÍCULO

Raro

Diputación Provincial de Huelva, Huelva, 1998
 

Ricardo Bada, además de crítico de lujo, severo, polemista, cruento, como puede comprobar de vez en cuando el lector de Revista de Libros, es articulista, conferenciante y, sobre todo, hombre de radio, además de abogado y andaluz y autor de narraciones y poemas publicados en lugares tan dispares como Nueva York y Huelva. Si a semejante currículo le añadimos que Ricardo Bada vive desde 1963 en Alemania y que la emisora para la que trabaja es la Deutsche Welle habrá que convenir que este señor es bastante atípico. Recordemos que en los sesenta los emigrantes españoles ejercían oficios mayormente manuales y que la película que narra su «épica», aparte de Españolas en París de Roberto Bodegas, muy digna, no es otra que la infame ¡Vente a Alemania, Pepe! de Pedro Lazaga. Entre las múltiples actividades de Bada, ya digo, está la de conferenciante. Y utilizo el término con la mayor de las reservas porque, a fuer de raro, Bada no «lee» sus intervenciones públicas, aunque tampoco las improvise. ¿Qué es lo que hace entonces este abogado onubense del 39, de la quinta de José Luis Gómez, Jesús Hermida, Márquez Reviriego, etc., a la hora de llevar sus argumentos ante el público? Pues transmitir lo que ha escrito para ser oído y no leído. Este es un matiz importantísimo en la hora de las ponencias y discursos plúmbeos que nos abruman, y que han sido diseñados en función de su publicación posterior, lo que les obliga, en algunos casos, a llevar notas a pie de página que nos son endilgadas por el inmisericorde conferenciante. Ricardo Bada, ya digo, opta por camino bien diferente, el de inventarse una retórica propia que no teme a la reiteración o a la recapitulación para sus fines conferenciantes. Una retórica, en fin, nada molesta para el lector como puede comprobar quien se enfrente a Me queda la palabra, colección de conferencias, ponencias, fonencias, presentaciones, que Ricardo Bada ha venido dictando en los últimos años. Básicamente en torno a la literatura latinoamericana que es uno de sus puntos fuertes. El otro –entre otros– son las letras alemanas, lo que parece obvio y a veces, en casos semejantes al de Bada, no lo es tanto. De esta manera, en este libro y con el tono polémico, ameno y documentado que caracteriza a Bada, desfilan Cortázar (cuánto lo quiso y lo quiere Bada, y cómo se nota), Posse, Mutis, Sepúlveda, Vargas Llosa (qué poco lo quiere Bada y qué poco se nota), pero también Junger, Grass, Böll (qué soberbia reivindicación hace Bada de este escritor hoy más olvidado de lo que debiera). Entre unos y otros se cuela, un suponer, Ernest Hemingway, alumbrando una recurrencia badiana, la taurina. Todo ello, y bastantes más cosas, articulan un libro sabroso y de primera mano, muy directo, y que además ofrece la dualidad de aquello que siendo escrito para ser oído salta con elegancia (la que tiene) la barrera de la letra impresa.

01/04/1999

 
ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
5 + 3  =  
ENVIAR
 
 
OTROS ENSAYOS DE VICENTE ARAGUAS
RESEÑAS

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
RDL en papel 185
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL