ARTÍCULO

Vidas paralelas

Algaida Editores, Sevilla, 306 págs.
 

Ramón Pernas es un escritor gallego pero inscrito de hecho en la literatura en lengua española, a la que de momento lleva aportados tres novelas en el plazo de tan sólo tres años. Si tú me dices ven, la primera, mostraba un escritor realista aunque matizado por una importante vocación lírica que no restaba efectividad ni credibilidad a su estrategia de captación/reproducción de la realidad. Si tú me dicesven (1996) fue además un cierto éxito de ventas en un país, España, donde los escritores noveles suelen tenerlo bastante difícil. El pabellónazul (1998), la segunda novela de Ramón Pernas, abordaba un tema muy caro a este autor, el mundo del circo. En efecto a Ramón Pernas se debe, en colaboración con José Mario Armero, el libro Cien años decirco en España. Pernas en su segunda novela reconstruía la historia, errabunda por definición, de una saga de artistas de la carpa. Para ello distribuía la acción, en paralelo, entre España y Argentina haciendo calas en los azarosos primeros momentos de la historia del cinematógrafo. La nostalgia de un mundo en vías de extinción era el eje argumental desde el que se reconstruía una historia, evocada con estilo hermoso y suavemente poético, desde la decadencia física del protagonista. A quien una vez muerto tomaba prestada la voz su hija, ya en los días aurorales de la dictadura militar argentina. Aquí la novela parecía quedar en suspenso, esperando una posible continuación. Paso a dos, la última novela de Ramón Pernas, XXXI Premio Ateneo de Sevilla, es otra vuelta de tuerca a la recuperación de la memoria histórica; digamos que en Pernas hay un historiador en potencia, cuando no un intrahistoriador. Paso a dos es la narración, de nuevo en paralelo, de dos vidas marcadas por la guerra civil española. La de un muchacho de familia acomodada y liberal, huérfano de padre en los primeros días de la contienda, y la de otro joven, protegido de esta familia y sin embargo verdugo de ella. Ricardo, que así se llama el pistolero fascista, peregrinará por una vida atormentada hasta confluir con su antiguo amigo, ahora prestigioso escenógrafo, en un final reminiscente de tragedias clásicas. En él Ramón Pernas introduce como testigo involuntario a María Casares, la actriz, en efecto ciertamente llamativo. Y es que Ramón Pernas contextualiza con acierto su novela, y sin embargo no termina de reproducir las voces a la perfección. De hecho al narrar sus respectivas historias (de ahí el título de la novela) Alfonso, el niño de familia hidalga, utiliza prácticamente el mismo tono que Ricardo, el resentido ex protegido de la familia de éste y dejado a su suerte en la lucha por la vida. Por otra parte resulta demasiado truculento el final de la hermana de Ricardo en Barcelona: embarazada del señorito y suicida (un poco feroche de más). Hechas estas salvedades Paso a dos es una novela interesante, con su inteligente balanceo entre la épica y la lírica, que prueba cuánta materia novelable queda aún en la guerra civil.

01/12/1999

 
ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
3 - 2  =  
ENVIAR
 
 
OTROS ENSAYOS DE VICENTE ARAGUAS
RESEÑAS

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
RDL en papel 185
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL