ARTÍCULO

Las palabras sin sentido y el deterioro de la democracia

Debate, Madrid
226 pp. 20 €
 

Irene Lozano ha escrito un libro, El saqueo de la imaginación, sobre un mal de nuestro tiempo: la pérdida del sentido en el lenguaje político y sus negativas consecuencias para la democracia. Aunque quizás habría que decir mal intemporal, porque la reflexión sobre los vínculos entre lenguaje y política se remonta al origen mismo de la filosofía clásica en Grecia, y ya desde el principio fue una crítica del mal uso del lenguaje, convertido en fábrica de engaños, encubrimientos y desnaturalizaciones. Nada nuevo bajo el sol, por lo tanto. La reflexión que propone Irene Lozano sobre este asunto intemporal acaba centrada en el discurso de los ideólogos neocon, que considera un grave peligro para la democracia y para el lenguaje moral. Los fundamentos de esta crítica dura e implacable no pueden ser más clásicos: la denuncia de la invasión del discurso público por la pura propaganda, el empleo del discurso para confundir sobre los fines de la acción, y la propagación de una confusión semántica en la que no sólo el significado de las palabras se desdibuja cada vez más, sino que desemboca en una crisis general del sentido del lenguaje y de la acción o realidad que éste –se supone– describe, juzga o critica.
El libro disecciona dos casos tratados con muy desigual extensión y variable fortuna: el discurso neocon y la jerga posmoderna. Irene Lozano elige ejemplificar esta última por medio de las obras de Lyotard, presuntas responsables de la pérdida del discurso –y la acción– de la izquierda. El origen de esta degeneración habría que buscarlo en la teoría del «fin de los grandes relatos», característica del posmodernismo. Al renunciar a sus propios relatos tradicionales sobre los grandes proyectos emancipadores para adoptar el pesimismo escéptico posmoderno, la izquierda habría quedado alelada, incapaz de oponerse eficazmente al neoconservadurismo rampante y brutal. Los Fukuyama, Kagan y compañía compartirían con la izquierda el descrédito posmoderno de los grandes discursos alternativos a lo ya dado, pero en su caso con una consecuencia muy distinta: allí donde la izquierda ha claudicado en sus aspiraciones históricas y, por tanto, en su capacidad de hacer política, los neocon han reaccionado con ambición y agresividad, convirtiendo su política en neoimperialismo y poniendo en peligro algunos principios de la democracia: derechos humanos universales, primacía del derecho internacional y renuncia a la guerra para dirimir conflictos.
Lo mejor de El saqueo de la imaginación, libro oportuno e interesante, es sin duda el despiece de los trucos lingüísticos neocon, por ejemplo el empleo de la palabra «abusos» o «interrogatorio severo» para sustituir a la palabra «tortura», aceptada por este medio subrepticio como práctica necesaria y legítima en la lucha contra el terrorismo, igualmente convertida, engañosamente, en «guerra global» contra ese fenómeno. Más flojo resulta, en cambio, el análisis del lenguaje de la izquierda. No seré yo quien defienda los galimatías de Lyotard o de Baudrillard y otros epígonos, pero es excesivo atribuirles la desmovilización de la izquierda y su incomprensión de la realidad. Resulta demasiado simplista el cuadro de una izquierda bienintencionada pero bobalicona, y engañada por el posmodernismo, frente a una perversa derecha neocon que pretende dominar el mundo.
Lo cierto es que los neocon no son menos ingenuos e incompetentes que la izquierda a la hora de comprender la realidad que previamente ha deformado su propaganda, como demuestra la desgraciada ocupación de Irak; y para recordar esta coincidencia, ahí está la alianza de hierro entre el neocon Bush y el laborista Blair. Como es sabido, algunos teóricos neocon –Kristol, Pipes o Kagan– tienen una ascendencia izquierdista que se transparenta en su culto al activismo y en la aceptación de la violencia como partera de la historia. No han encontrado difícil convertir las viejas consignas sobre la legitimidad del asalto violento al poder capitalista en justificaciones sobre la necesidad histórica de exportar la democracia con desembarcos de marines y bombas inteligentes. Ni para adoptar el modelo de un poder ejecutivo omnímodo y opaco, de diseño leninista, y defender con naturalidad que los ciudadanos deben renunciar «provisionalmente» a ciertas libertades para derrotar al terrorismo y así permitir el advenimiento de un orden futuro justo y perfecto que exigiría esos sacrificios «temporales» del presente. Trufemos ese mejunje con las jaculatorias que tanto gustan al presidente Bush y a sus devotos seguidores evangélicos, y tendremos una receta del discurso neocon donde el posmodernismo y la filosofía de la historia a lo Fukuyama sólo son elegantes ornamentos. Respecto a la izquierda europea, tampoco ha necesitado a Lyotard para perderse en sus propios enredos verbales y laberintos utópicos.
Más que en un enfrentamiento, habría que pensar en un bucle retórico en el que todos los reaccionarios actuales, de izquierda y derecha, participan y se retroalimentan con estrategias miméticas. Irene Lozano acierta al indignarse y escribir contra la perversión del lenguaje político que engaña, impide la percepción de la realidad y empeora el sistema democrático. Y para verificarlo ni siquiera es necesario viajar a Estados Unidos: basta con escuchar los discursos de Zapatero y de sus aliados nacionalistas.

 

01/12/2008

 
ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
7 - 5  =  
ENVIAR
 
 
OTROS ENSAYOS DE CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN
RESEÑAS

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
RDL en papel 185
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL