Pixar
ARTÍCULO

El origen divino de la cultura griega

Sexto Piso, Madrid
Trad. de Juan Jorge Thomas
140 pp. 16 €
 

Signo inequívoco de la actualidad y del carácter transgresor de este ensayo escrito por el filólogo alemán Walter Friedrich Gustav Hermann Otto (1874-1958), especialista renombrado en religión y mitología griega, es su publicación en otra editorial española, más de medio siglo después de que viera la luz por primera vez en 1956.
El estudio supuso en su momento –y supone, sin duda– un cambio de dirección o de punto de vista sobre el tan analizado fenómeno de la religión griega. Otto parte del presupuesto de que todas las creaciones griegas (literatura, arquitectura, escultura, etc.) que actualmente entusiasman y causan devoción han surgido de lo divino: la forma divina espiritual fue la que despertó la fuerza creadora del pueblo heleno y la que inspiró también su mitología, definida por Otto como lenguaje primordial de los espíritus o revelación existencial transmitida por los poetas. Para entender la teofanía, título del libro, que significa etimológicamente «manifestación de lo divino», es fundamental buscar la esencia de la religiosidad griega, tarea que, por otra parte, jamás emprendieron sus predecesores, una esencia que viene a ser definida como Única, pues lo Divino se equipara en el libro a Dios, y que se manifiesta de una forma diferente a cada especie del género humano.
Esta concepción espiritualista, idealista o platónica, de la religión es diametralmente opuesta –y así lo hace saber Otto– a los poderosos prejuicios historicistas y darwinistas, pensamientos que el autor tilda de desviaciones y que se impusieron a partir del siglo XIX, según los cuales los dioses griegos, esos dioses bienaventurados y despreocupados por el hombre, sólo se podían explicar por su mundanidad, plasticidad y antropomorfismo en función de primitivos errores: una vez que el hombre «primitivo» descubrió que debía de existir un ser invisible, un alma que servía de sustrato a la vida y cuya ausencia temporal o definitiva causaba el sueño o la muerte, adjudicó un alma a todos los animales, plantas y fenómenos extraños. Esta alma sin cuerpo conducía a la creencia en los dioses. Así, en el alma primitiva surgieron dioses de la vegetación, meteorológicos, o anuales, de la primavera o el invierno, que son una voluntad agregada como causante del acontecer natural en cada momento.
Pero hay otros aspectos que precisa el autor. En primer lugar, que la idea de Dios debe situarse en un ámbito suprahistórico o ahistórico y pertenecer a una dimensión ontológica distinta de todas las nociones de causa y efecto, ya que jamás hubiera surgido en la mente de un ser humano si el mismo Dios no se la hubiese revelado como tal. A continuación, y en defensa de la religión griega, critica también la visión cristiana y sostiene que el «paganismo» heleno resultó ser más piadoso que la religión cristiana, porque para la concepción griega, como reza el aforismo, «Todo está(ba) lleno de Dios=dioses» (p. 91): el hombre griego tenía presente a todas horas a sus dioses y no sólo a ratos con el rezo, como en el cristianismo. Y concluye que la interpretación más desviada de la esencia de la religiosidad griega fue la interpretación que el psicoanálisis dio a los mitos, ya que condujo «a la fatal autocontemplación del hombre moderno» (p. 26). Tras esta crítica de las teorías precedentes, Otto trata de encontrar la esencia de la espiritualidad griega. Puesto que la religión griega es adogmática, esto es, no posee una escritura sagrada, los dioses, despreocupados y bienaventurados, se manifiestan a través de más Musas, que son las divinidades reveladoras, en todo su ser y acontecer. La bienaventurada lejanía de los dioses, pues, no excluye su omnipresencia. Una presencia tan directamente sentida como ninguna religión antigua, porque incluso los dioses se revelan también en lo que mueve íntimamente al hombre. De todos los seres vivos sólo el hombre ha nacido con la facultad de percibir formas y de elevarse a lo divino. En su teoría, por tanto, el movimiento ha cambiado de dirección: ahora no es Dios quien ha de preocuparse por el hombre, sino el hombre quien puede percibir lo divino; es decir, en palabras de Goethe, los griegos endiosan al ser humano, no hominizan a la deidad.
La dimensión moral tan profusamente explotada por el pensamiento cristiano no existe en la verdadera concepción religiosa griega: las actitudes y posiciones morales son realidades, no cuestiones del sentimiento y la voluntad subjetivos, sino de la comprensión y el saber objetivos. Los dioses ofuscan al malvado, pero éste no presenta motivo de queja o arrepentimiento. Los dioses también dirigen la voluntad del hombre y participan en su obcecación y culpa según su plan, pero no le quitan la libertad, sino que le brindan el amparo sin el cual no puede haber libertad verdadera.
Además, el autor considera que el politeísmo griego no es otra cosa que el resultado en el «mundo de lo visible» del monoteísmo esencial del espíritu griego, pues lo Divino no es un ente aislado, sino el Ser del mundo en su totalidad, un principio generador del mundo. Por ello, los dioses griegos no son personificaciones, sino una despersonificación de lo Divino y son, en cierto sentido, representantes de un determinado ciclo del universo y de la existencia: se hallan en todos los ciclos del ser, en lo cósmico, lo elemental, lo vegetal o lo animal.
Si los dioses son teofanías plurales de una Forma Única, los grandes poetas vienen a ser, según Otto, los propagadores competentes de la verdad. A través de unas divinidades mediadoras, las musas, comunican al hombre lo verdadero. Transmisores con sus palabras de esa Belleza verdadera fueron los grandes poemas épicos de Homero y Hesíodo, la lírica de Píndaro y Baquílides, o la prosa de Aristóteles y Heródoto.
De todo este estudio se deduce, por consiguiente, que el fenómeno religioso primordial no puede ser reducido ni comparado con otra cosa y es inaccesible al pensamiento lógico. Ahora bien, su exposición, que deslumbra por su fe innegable, rebaja –por no decir anula– las excelencias de todas aquellas mentes individuales, aquellos genios que (¿realmente inspirados por la divinidad y sólo como transmisores?) compusieron el «perenne monumento» griego. Además, esta teoría, demasiado totalizadora, pues supone un origen divino a todo acto creativo, se desharía en manos de una visión racionalista, humanista o atea, que, aunque, quizá fuese menos extática, podría atisbar, no sin entusiamo, la excelencia individualista de la cultura helena.

01/01/2009

 
ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
1 + 4  =  
ENVIAR
 
 
OTROS ENSAYOS DE MÓNICA MENOR
RESEÑAS

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
RESEÑAS
Iberdrola
Telefonica
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL