ARTÍCULO

El juego de Aitor

Aguilar, Madrid
968 págs. 29,50 €
 

Estamos ante un libro atípico. A la presentación del autor sigue lo que en principio debiera ser el texto de las entrevistas efectuadas en 2002 a una larga lista de personajes para el documental La pelota vasca. A su vez, la realización de ese documental está en la base del libro que ahora nos ocupa. Según las declaraciones que hiciera Julio Médem en septiembre de 2003, cuando fue exhibido su trabajo en el Festival de Cine de San Sebastián, al documental en que 115 minutos resumieron 150 horas de filmación a 103 entrevistados, habían de seguir tres capítulos de televisión de 55 minutos de duración cada uno y un DVD de cinco horas. Del libro nada dijo. En el documental figuraban 70 testimonios y de las declaraciones a la prensa se desprende que hubo negativa a colaborar por parte de tres personas que para el director vasco eran de gran interés: Fernando Savater, Jon Juaristi y Cristina Cuesta, del Colectivo de Víctimas del Terrorismo. Menos suerte tuvieron quienes no vieron atendida luego la solicitud de retirada de su intervención (Gotzone Mora, Iñaki Ezkerra). Julio Médem descubrió sus cartas ideológicas el 18 de septiembre de 2003, en pleno festival donostiarra. Se habló entonces de una carta previa a las entrevistas. He de hacer entrar en este punto mi experiencia personal como entrevistado. Fui contactado por teléfono en nombre suyo y accedí a la filmación, con el aval de su filme Vacas . En octubre, asistí a la proyección de La pelota vasca en un cine normal. Me sorprendió el contenido, por lo cual pensé en solicitar un vídeo con la entrevista. El productor de Médem, Koldo Zuazua, me respondió por teléfono amablemente que eso era imposible, pero que estaba a punto de salir el libro de la película, con las respuestas prácticamente íntegras, publicado por Aguilar. La sorpresa fue mayúscula. Así que estaba en puertas un libro, sin que los participantes involuntarios en el mismo tuviesen siquiera –por lo menos este era mi caso– acceso a las transcripciones que iban a ser publicadas bajo sus nombres. Decidí que ante todo había que hacerse con el texto, de manera que se lo solicité a Zuazua. Respondió por correo electrónico el 24 de octubre: «Antonio, tal y como me has solicitado te envío el extracto de tu entrevista. Como te he comentado no es la entrevista íntegra, será un 90 por 100 aproximadamente, hemos considerado las partes más interesantes [...]. Este texto va a ser incluido en el libro titulado La pelota vasca, la piel contra la piedra que ha publicado Aguilar el mes pasado. El texto estará situado en el capítulo Huts (Vacío) Piedra sobre piedra . En el que intervienen distintos historiadores y gente [sic] vinculada a dicha materia. Espero que el texto sea de su [sic] satisfacción y siento mucho que la película no te haya gustado» (cursivas A. E.). Así que Médem y sus colaboradores habían procedido a trocear las intervenciones, de acuerdo con su criterio de lo interesante y el capítulo tenía el envidiable título de «Vacío». Era historia como «piedra sobre piedra», algo que sólo provoca violencia e incomprensión. Pero al margen de lo escasamente atractivo del enfoque, había algo más grave: estaban los extractos de las respuestas, pero faltaban las preguntas, sustituidas por unos títulos intermedios. Esta supresión era explicable en el documental, pero no en el libro, ya que sin las preguntas el relato del entrevistado cobra el aspecto de un monólogo espontáneo, cuando son las preguntas, por escuetas que sean, las que orientan el zigzag de cada exposición oral. Médem dice haber preferido dejar libres las voces, para luego conjuntarlas él en un diálogo imaginario, con cada entrevistado narrando una parte de su verdad. El hecho de haber elidido las preguntas no constituye la mejor prueba de que ese propósito haya sido honestamente realizado. En consecuencia, solicité de la editorial la retirada de mi texto, a lo cual Aguilar accedió, lo mismo que a la petición planteada en el mismo sentido por el politólogo Fernando Reinares. Cabe pensar que Mora y Ezkerra también pudieron irse. El libro insiste en los rechazos de Savater o Cuesta, pero omite informar acerca de las nuevas ausencias y de su motivación. Así que el libro comprende los extractos de la mayoría de las entrevistas acumuladas para el documental La pelota vasca. Son mil páginas en las que se recogen algo resumidas ochenta y ocho intervenciones, a las cuales, puestos a cerrar el círculo de los encubrimientos, les falta la mención de la fecha en que fueron realizadas, y sobre todo una mínima información acerca del quién es quién. No todos son notables. Así el lector, como antes el espectador, podría percibir los criterios de la selección efectuada.

01/03/2004

 
ENVÍA UN COMENTARIO
Nombre *
Correo electrónico *
Su comentario *
 
 
 
 

Normas de uso
Los comentarios en esta página pueden estar moderados. En este caso no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados.

 
Deseo mostrar mi email públicamente
 
He leído y acepto la cláusula de privacidad.
 
 
 
Por favor, para evitar el spam necesitamos que resuelvas la siguiente operación matemática:
9 - 6  =  
ENVIAR
 
 
OTROS ENSAYOS DE ANTONIO ELORZA
RESEÑAS

 

BÚSQUEDA AVANZADA

Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. Puedes realizar tus búsquedas utilizando los siguientes criterios.

Todas las palabras
Cualquiera
Coincidencia
ENVIAR


Apúntate al boletín de Revista de Libros
ENSAYOS ANTERIORES
RDL en papel 185
RESEÑAS
 
  Apúntate a RdL
BLOGS
 
  Archivo RdL
 
Patrocinadores RDL